Une bio d’Anaïs Nin, par Sophie Taan

Le Festival du Livre de Nice a été une belle occasion pour les superbes rencontres. J’y rencontré Sophie Taan, auteure niçoise d’une biographie récente sur Anaïs Nin. Les livres au sujet de Nin sont, malgré son importance, assez rares. Sophie Taan comble ce vide et donne un aperçu différent: elle présente l’auteure de Vénus Erotica (Stock, 1978) et des célèbres Journaux sur un nouvel angle. Anaïs Nin genèse et jeunesse, publié aux éditions Chèvre-feuille Etoilée (Montpellier, 2014) est un livre incontournable et une bio exceptionnelle. A dévorer sans modération cet été.

nin

dedi

Publicado en literatura

Sobre Lima y mi visita / en El Nuevo Herald

Hoy escribo sobre Lima en El Nuevo Herald, para aquellos que pasan muy de prisa por la capital del Perú piensen en deternerse un poco más.

Enlace directo: Lima, la fascinante malquerida

lima

Lima, la fascinante malquerida
William Navarrete / El Nuevo Herald / 6 de julio de 2014

Para los que visitan Perú, Lima es solo un punto de llegada y de partida. La capital peruana ha ido adquiriendo mala fama con el tiempo. El manto gris que la cubre buena parte del año; las desagradables gotas de una lluvia que no llega a caer y que allí llaman garúa; la contaminación ambiental, la inseguridad, entre otras razones, han contribuido a ese desamor. Y es una auténtica pena porque Lima tiene, digámoslo desde el principio, muchísimos secretos y no pocos encantos.

Los mejores barrios para alojarse son Miraflores, San Isidro y Barranco pues son los más seguros y tienen vista al inquietante océano Pacífico. Como es poco aconsejable pasearse de noche por otros sitios, un hotel cerca del Ovalo de Miraflores, epicentro del tráfico entre la costa y la parte antigua de la ciudad, será el lugar ideal.

La visita debe comenzar por el casco histórico, primer asentamiento que los locales llaman simplemente Lima. Alrededor de la restaurada Plaza de Armas (sede del poder religioso y civil colonial con la Catedral, el Palacio Arzobispal y el de Gobierno), se percibe el trazado original de la ciudad fundada por los españoles a orillas del río Rímac.

Esta plaza y la San Martín se comunican por la arteria peatonal Jirón de la Unión, en otros tiempos señorial y hoy día exhibe exclusivamente comercial, llena de tiendas de baratijas chinas. Afloran, eso sí, esbeltos edificios coloniales y modernistas, la casa en donde vivió Bernardo O’Higgins (prócer de la independencia chilena) y la extraordinaria iglesia de la Merced de 1541 (convento y claustro aledaños), lugar donde se celebró la primera misa católica de Lima.

Dos otros monasterios son de obligada visita: el de Santo Domingo con una antigua biblioteca con incunables de gran valor, una admirable pinacoteca de pintura colonial y dos hermosísimos claustros; y el de San Francisco que atesora las mayores catacumbas de la ciudad (70,000 sepulturas), además de una impresionante biblioteca del siglo XVII con 25,000 volúmenes y una colección de lienzos coloniales entre los que destaca una Ultima cena sincrética de finales del siglo XVI, algunos óleos de Zurbarán, entre obras de la Escuela del Cusco.

El casco antiguo conserva muchas casonas palaciegas. Pueden admirarse la Torre Tagle (sede de un ministerio), la de la Riva, la de Oquendo, la Riva-Agüero, así como la famosa Casa Aliaga, la más antigua de la ciudad, aún propiedad, 16 generaciones después, de la misma familia que la construyera a un costado del Palacio de Gobierno, en 1535.

Del otro lado de la populosa avenida Tacna se halla el concurrido Santuario de Santa Rosa de Lima (patrona y protectora de la ciudad que inspira gran devoción) y la capillita recubierta de azulejos del primer santo negro de la historia, San Martín de Porres, también limeño y muy venerado. Otras iglesias (San Agustín, San Pedro o las Nazarenas) poseen elementos barrocos relevantes y un mobiliario y obras artísticas de interés.

Hay museos gratuitos como el del Banco Central de Reserva que exhibe un muestrario completo de objetos precolombinos, ideal para familiarizarse con el tema antes de emprender viaje a los sitios arqueológicos.

En los linderos este y sur del casco se hallan el barrio de Rímac (de imponente y mal conservada arquitectura) y el llamado Barrio Chino, sede y cuna de una gastronomía oriental llamada “chifa” de fusión andina que es orgullo del Perú.

Lima está atravesada de este a oeste por las anchas avenidas Wilson y Arequipa. En otros tiempos era la arteria elegante que conducía a los citadinos al mar y a los barrios periféricos de Miraflores y San Isidro. Hoy día, es una avenida de agobiante tráfico en la que afloran, por islotes, interesantes casonas del siglo XIX y XX, entre las que se destacan algunas sedes diplomáticas. Se hallan en su curso el Parque de la Cultura (con su jardín japonés y un anfiteatro), el Museo de Arte de Lima (conocido como MALI y principal museo de bellas artes), el Museo de Arte Italiano, así como el Parque de la Reserva (con su célebre Circuito Mágico del Agua, atracción nocturna de fuentes y juegos de agua iluminados realmente admirable).

La ciudad fue construida sobre asentamientos precolombinos, de modo que en existen dos huacas (túmulos funerarios semipiramidales) que pueden visitarse. La de Huallamarca (500 dC) está en el barrio de San Isidro y la Pucllana, en Miraflores, excesivamente restaurada, con un museo adyacente y un excelente restaurante cuya terraza se abre hacia el monumento.

En San Isidro, barrio de la clase alta limeña, está el Museo Larco establecido desde 1926 en uno de los palacetes del Virrey. Posee una impresionante colección de cerámicas precolombinas, objetos, tejidos y piezas de valor. También el Museo Nacional de Antropología, en donde se halla la célebre estela Raimondi de la cultura chavín; así como el bosque El Olivar, barrio aristocrático de mansiones diseminadas en medio de un bosque de olivos plantado en el siglo XVII.

Miraflores es el barrio comercial por excelencia. Abundan restaurantes, tiendas, centros comerciales, agencias bancarias y cafeterías. Alrededor del parque Kennedy (con su inconfundible iglesia y el ecléctico Ayuntamiento) hay callejuelas peatonales con terrazas de cafés y restaurantes. Dos de los cafés más antiguos (el Haití y La Tiendecita Blanca), así como la librería más prestigiosa (La Familia) o la popular sanguchería La Lucha (para almuerzos rápidos) están frente a ese parque. No lejos de allí, el mercado de artesanías y la casa museo donde vivió los últimos años de su vida el escritor Ricardo Palma, un sitio fuera del tiempo que permite ver una vivienda del momento de la urbanización del barrio (principios del XX).

El Malecón (paseo del Pacífico en lo alto del acantilado de Miraflores) ha sido habilitado como fachada peatonal marítima. En el sitio donde la avenida Larco desemboca en el océano se encuentra un moderno centro comercial con tiendas, restaurantes y agradable mirador.

Estamos cerca de Barranco, el barrio a la moda donde ocurre la vida nocturna. Allí está el Museo Pedro de Osma (de arte colonial) y la galería Lucía de la Puente (una de las vitrinas de arte contemporáneo de Lima). Barranco tiene su Puente de los Suspiros, un sitio mítico ampliamente evocado por el cancionero popular, y también un café-galería muy acogedor (Dédalo), para souvenirs de calidad y meriendas bajo la sombra de grandes árboles.

El Callao, mítico puerto de Lima de donde salían los galeones cargados de oro, es hoy un denso barrio popular poco aconsejable. La fortaleza del Real Felipe (1747) puede ser visitada. La península que cierra al norte la bahía es La Punta. Fue durante el siglo XIX un balneario elegante de villas de estilo neocolonial y art-deco. Todavía conserva ese carácter y es ideal para cenar a orillas del mar y dar un bonito paseo.

Melville (autor de Mobi-Dyck) dijo que Lima era ‘’la ciudad más extraña y triste que puede verse’’. Cualquiera que la visite lo que podrá decir es que es una de las ciudades del mundo donde mejor se come. Los chefs limeños han adquirido reputación y galones al punto de convertirse en reconocidos maestros gastronómicos a nivel internacional. En las listas de grandes mesas del mundo aparecen siempre varios restaurantes limeños.

Publicado en viajes

Dictionnaire insolite de Cuba / Cosmopole / París

Merci à Léa (Ed. Cosmopole).

 

Publicado en literatura

Matías Montes Huidobro sin pelos en la lengua, en una entrevista de Luis de la Paz

Excelentes respuestas de Matías Montes Huidobro en una entrevista que le hace Luis de la Paz en El Nuevo Herald. Así se habla cuando se es libre y se tiene dignidad, sin miedo a querer quedar bien con unos y con otros, porque ni unos ni otros se interesan más que en sus propias agendas. Les dejo el enlace y entrecomillo un fragmento de una de esas respuestas que marcarán pautas. Subrayo también la frase que explica, con razón, por qué muchos exiliados han permitido que su obra se publique en Cuba:

Enlace directo: “Matías Montes Huidobro no quiere dar explicaciones

Cito:

“En más de medio siglo, el “exilio” sólo me ha estrenado cinco obras dramáticas (una por década); para verlas en escena yo me he tenido que pagar tres, y son muchas las que tengo digitalizadas sin que nadie se interese en montarlas. Cada vez que en el “exilio” una agrupación teatral estrena una obra de autor cubano, Premio Nacional de Literatura o no, marginando las mías, me llega al alma y lo considero una puñalada trapera. Cada vez que en Miami se hace una invitación oficial a escritores que han mantenido estrechos vínculos con el régimen, y a mí, con la trayectoria académica y creadora que tengo se me ignora, teniéndome al doblar de la esquina, me enfurezco por la canallada que se comete. Y cada vez que tengo que financiarme algún libro (no todos) con dinero de mi bolsillo, producto de mi trabajo en la Universidad de Hawaii, me enervo; lo cual, estoy convencido, es muy saludable.

Dicho lo anterior, con castrismo o sin castrismo, si en Cuba se llegara a publicar todo mi teatro, por ejemplo, sin que me cambien una línea, o algunas de las novelas que tengo que no encuentran editor, con la barreras que me presenta el exilio, que hasta me escatima las reseñas de mis libros (sacar una reseña de mi novela Un bronceado hawaiano en la prensa periódica me costó un año de gestiones) no seré yo quien me oponga. Ciertamente, no tendría que darle explicaciones a nadie, porque me fui de Cuba para no tener que hacer tal cosa. Después de todo, los más destacados escritores que viven en Cuba nos visitan a diario, y a cuenta de los taxpayers, son masivamente aplaudidos por un “exilio” que prácticamente les rinde homenaje. Entonces, ¿aquellos que no me han favorecido, que puede importarles que me favorezcan o no en Cuba? Lamentablemente, esto no ha ocurrido todavía, y ojala que se apuren y lo hagan, lo antes posible, antes que traspase las puertas del cementerio, como ha sido el caso de Lino Novás Calvo y Enrique Labrador Ruiz, que es posible que ni se hayan enterado; sin contar que, en todo caso, gústeme o no, sin Castro o con Castro, soy tan cubano como las palmas y trasciendo esas circunstancias. “

 

Publicado en literatura

La mujer cubana / en El Nuevo Herald

Hoy escribo en El Nuevo Herald sobre un libro importante: Mujeres de la patria, escrito desde el exilio por la investigadora cubana Teresa Fernández Soneira y presentado en la Casa Bacardí de la University of Miami.

Enlace directo: aquí

herald

Lanzan libro sobre el papel de la mujer cubana en la historia

William Navarrete / El Nuevo Herald / 25 de junio de 2014

El papel de la mujer cubana en la historia es el centro del libro que la investigadora de temas cubanos Teresa Fernández Soneira presenta el miércoles 25 en la Casa Bacardí de la Universidad de Miami. El primer volumen de Mujeres de la patria está publicado por Ediciones Universal y lleva un prólogo de la escritora Uva de Aragón, quien será una de las figuras presentes en el panel compuesto además por María Estorino Dooling, Lesbia O. de Varona y Juan M. Salvat.

Más que un simple diccionario de nombres y biografías este libro es un estudio que destaca el papel de las mujeres cubanas en diferentes momentos de la historia. Fernández Soneira, nacida en La Habana en 1947, sitúa a la mujer en el contexto colonial de los tres primeros siglos de la colonización haciendo hincapié en las que más sobresalen entonces: Isabel de Bobadilla, Guiomar de Guzmán o Beatriz de Jústiz (marquesa de Jústiz de Santa Ana). A estas les siguen las primeras conspiradoras de la primera mitad del siglo XIX: Candelaria Rosell, María de la Luz Sánchez, Pepilla Arango, Mercedes Heredia Campuzano, Ana Josefa de Agüero Perdomo, Martina de Pierro Agüero, Carlota Mora de Goicuría, Emilia Teurbe-Tolón Otero y tantas otras que la historia apenas menciona.

Con la guerra de 1868 aparece el capítulo de las bayamesas de aquella primera gesta contra el poder colonial. Podemos leer la historia de Candelaria Acosta Fontaine “Cambula’’ (creadora de la primera bandera cubana conocida como “la de La Demajagua’’) y también la de Candelaria Figueredo (llamada ‘’La Abanderada’’, portadora del estandarte durante la entrada del Ejército Libertador en Bayamo), así como la de sus hermanas patriotas, hijas todas de Perucho Figueredo Cisneros (autor del Himno nacional) y de Isabel Vázquez Moreno. De esta saga de ilustres bayamesas se evocará también a Felicia Marcé Castellanos, Ana de Quesada Loynaz (viuda de Carlos Manuel de Céspedes) y a las hermanas del Castillo Vázquez, entre otras.

De la santiaguera María Cabrales y Mariana Grajales Coello (esposa y madre de Antonio Maceo respectivamente), de las hermanas manzanilleras Cancino Saurí, de Rosa María Castellanos (conocida como “La bayamesa’’), de la guantanamera Antonia Castillo Garcell, de las mujeres de la familia de Calixto García Iñiguez, de las holguineras Vidalina Ochoa Tamayo (deportada a Isla de Pinos por infidente) y Juana de la Torre Pupo, de las camagüeyanas de las familias Agramonte, Loynaz, Recio, Varona, Simoni-Argilagos y Betancourt, de la villaclareña Martha Abreu y la matancera Emilia Casanova, de todas ellas, también muchos nos dará detalles este libro.

Con la Paz del Zanjón (1878) se cierra este primer volumen que incluye también un capítulo sobre los clubes revolucionarios femeninos en Cuba y en exilio de entonces. Se añaden además los clubes patrióticos secretos de La Habana, las mujeres enfermeras de las campañas insurgentes, las que fueron embargadas y deportadas de la isla, así como una cronología de esta guerra y una extensa bibliografía.

Mujeres de la patria es un libro necesario. Ha sido el trabajo paciente de años de recopilación de información y de consultas hasta reunir a unas 2,000 mujeres. Un segundo volumen (y probablemente un tercero) cubrirán la segunda mitad del siglo XIX, la República y el Exilio. La autora trabaja ya en ello.

‘Mujeres de la patria’ se presenta el miércoles 25, 6:30 p.m., Casa Bacardí del ICCAS, Universidad de Miami, 1531 Brescia Ave., Coral Gables.

Publicado en literatura

Díptico con Wendy Guerra en El Mundo

Hoy escribimos Wendy Guerra y yo para El Mundo (Habáname) un díptico sobre Julio Cortázar en el centenario de su natalicio entre La Habana y París. Cada uno desde la ciudad en que vive revive al autor de Rayuela sin alejarnos mucho del álbum Cortázar de A a Z que acaba de publicar su primera esposa y heredera Aurora Bernárdez en Alfaguara

Enlace directo:

Cortázar en su centenario entre La Habana y París (El Mundo) / Wendy Guerra y William Navarrete

cortazar, el mundo 1

cortazar, el mundo 2

cortazar, el mundo 3

cortazar, el mundo 4

cortazar el mun do 5

cortazar el mundo 6

 

 

Publicado en literatura

Cervo / Liguria – y una evocación del Pilón cubano en medio de una novela

Français:

Cervo est un village ligure, balcon sur la Grande Bleue. Il a été classé parmi les plus beaux villages d’Italie. Bien qu’en hiver il soit sûrement d’une grande mélancolie (comme tous ces beaux villages de la Méditerranée), en été c’est une véritable explosion de couleur, de joie, d’extase. Cervo est un endroit pour écrire en été (et je dois / je souhaite écrire un troisième roman). J’aime me perdre dans les ruelles de Cervo, monter les marches qui mènent à nul ne sait où, qui laissent parfois découvrir au tournant d’une vieille bâtisse en pierre des morceaux de cette Grande Bleue qu’on aime tant ! Puis, je découvre que le village est jumelé avec un village cubain de la province d’Oriente qui porte le nom du café le plus connu de l’île : Pilón. Et je me demande si ce fut vraiment un hasard que je reprenne mon roman dans un lieu qui évoque de loin la terre de mes personnages. Je vous laisse découvrir ce bijou, cet ancien fief génois, mais je vous invite surtout à venir le voir de vos propres yeux.

Español:

Cervo es un pueblo ligur con balcón sobre el Gran Azul. Fue incluido entre los pueblos más bellos de Italia. Aunque en invierno es seguramente de gran melancolía (como todos estos hermosos pueblos mediterráneos), en verano es una verdadera explosión de color, de alegría, de éxtasis. Me gusta perderme por las callejuelas de Cervo, subir escaleras que llevan a donde nadie sabe, que a veces nos dejan descubrir al doblar de una antigua casona de piedra pedazos de ese Gran Azul que tanto queremos. De pronto, descubro que el pueblo ha sido hermanado con uno de la provincia cubana de Oriente que lleva el nombre del café más conocido de Cuba: Pilón. Y me pregunto si fue realmente fruto del azar que retomara mi novela en un sitio que evoca de lejos la tierra de mis personajes. Les dejo descubrir esta joya, este antiguo feudo genovés, pero les invito sobre todo a venir a verlo todo con sus propios ojos.

 

cervo copia 1

cervo copia 2

cervo copia 3

cervo copia 4

cervo copia 5

cervo copia 6

cervo copia 7

cervo copia 8

cervo copia 9

cervo copia 10

cervo copia 11

Publicado en literatura, pueblos

Quelques instants du Festival du Livre de Nice 2014

Quelques instants vécus lors du Festival du Livre de Nice 2014. Dommage que l’on n’ait jamais assez de temps pour faire quelques photos de plus car les rencontres sont formidables ! Un superbe festival où rien ne manquait: ni les lecteurs, ni les bonnes rencontres, ni le beau temps, ni les agréables surprises. Merci à son directeur, ses organisateurs, la Ville de Nice et les libraires !

arco

Avec Marion Game sur la terrasse de l'Aston avec vue sur Nice et les Alpes.

Avec Marion Game sur la terrasse de l’Aston avec vue sur Nice et les Alpes.

castel

Une belle table au Castel, au bord de la baie des Anges, à Nice. De gauche à droite : Arnaud Delalande, J-Paul Didierlaurent, Maud Tabachnik, Philip Le Roy, William Navarrete, Jean-Michel Arbonna, Frédérick D’Onaglia et Marc Charuel.

maud

Un plaisir quand on a la chance de tomber à côté de quelqu’un qui ne nous laisse pas indifférent : Maud Tabachnik, pétillante, imaginative, dynamique … En un mot : superbe !

estrosi

Un petit-grand détail de la part du Maire de Nice. Après le dîner sous la coupole de l’Observatoire il nous a offert à tous la photo du groupe d’auteurs invités au Festival prise pendant l’apéritif avec vue sur Nice, la mer et son couchée de soleil.

maude dedicace

Ces dédicaces qu’on garde pour toujours, celle de Maud Tabachnik et son “Ne vous retournez pas”.

Publicado en literatura

Nos regalaron las estrellas / Festival del Libro de Niza 2014

El Observatorio de Niza fue fundado en 1881. Lo concibieron Gustave Eiffel (antes que la célebre torre parisina) y Garnier (arquitecto de la Opera de París). Es un sitio excepcional que raras veces puede ser visitado (en general durante las Jornadas del Patrimonio). Se halla en una de las colinas de la trastierra con vista a Niza, los Alpes y el Mediterráneo. Christian Estrosi, Alcalde de Niza, y Eric Ciotti, presidente del Consejo Regional, quisieron homenajear a los escritores invitados a esta nueva edición del Festival con una cena inolvidable bajo la cúpula de dicho Observatorio. Para ello el espacio se tranformó temporalmente en restaurante chic amueblado con las últimas mesas y sillas diseñadas por Philippe Starck. Visiblemente emocionado, el filósofo Edgar Morin, presidente de honor del Festival, agradeció a las autoridades de la ciudad que nos regalesen, esa noche, las estrellas:

nice 5

nice 3

nice 4

nice 6

nice 2

nice 1

DSC09402

Publicado en literatura

Nos écrivains du Sud – au Forum des auteurs – Festival de Nice 2014

Avec Jean Siccardi et Claude Rizzo au Forum des auteurs, du Festival du Livre de Nice 2014.

DSC09424

DSC09426

DSC09416

Claude Rizzo, Jean Siccardi et William Navarrete, au Forum des auteurs, Festival du Livre de Nice 2014.

Claude Rizzo, Jean Siccardi et William Navarrete, au Forum des auteurs, Festival du Livre de Nice 2014.

Publicado en literatura