Ubeda / Andalucía – Patrimonio Mundial de la Humanidad

La ciudad de Ubeda, en la provincia de Jaén, Andalucía, ha sido, como su hermana gemela, Baeza, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Se trata de una ciudad renacentista española, con palacios de gran calidad en su arquitectura y cierta austeridad, como suele suceder en general con la arquitectura renacentista peninsular. La rodea un auténtico campo de olivos, y la variedad de aceituna (la picual) es fuerte y da un aceite de mucho carácter, inconfundible. Recomiendo este Centro de Interpretación del Olivo sito en un hermoso palacio renancentista de Ubeda. Además de que la chica recibe de maravillas y explica como es debido, se puede degustar todos los aceites elaborados por los pequeños productores de la provincia de Jaén, mojando el pan en cada uno de los recipientes que colocan delante de cada botella o frasco. Los hay deliciosos y suelen ser más baratos que los que venden los supermercados.

Ubeda no ha sido la primera etapa de este viaje por Andalucía, pero he comenzado por aquí porque son las fotos que tengo a mano. Las restantes debo cargarlas y lo haré después.

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized

Abadía de Valmagne

Fundada en el 1138, la abadía de Valmagne, es una de las hermosas cistercienses del Hérault, en Languedoc. Los propietarios actuales han sabido conservan la tradición vitícola del sitio y recuperar, piedra a piedra, un monumento que en el momento de la revolución francesa fue muy dañado, al punto de que las capillas de su iglesia se convirtieron en bodegas de vino, como puede apreciarse todavía en los enormes toneles que las ocupan. El claustro es uno de los más bellos del sur de Francia. Y la fuente/lavabo una de las pocas que se conservan.

 

Publicado en Uncategorized

“Deja que se muera España” / El Comercio – Asturias

Compartiendo esta reseña de lujo que me hizo el escritor Ignacio del Valle sobre mi novela Deja que se muera España (Tusquets/Planeta, 2017) en el diario El Comercio, de Asturias.

Reseña Ignacio del Valle

DEJA QUE SE MUERA ESPAÑA

Por Ignacio del Valle / El Comercio / Asturias

Yo también tuve familia que se marchó a Cuba. Me miran desde esas fotos sepias que se guardaban en cajas y que mi abuela me iba mostrando, cada una con su pertinente explicación. Entonces éramos nosotros quienes queríamos entrar en la Arcadia, ahora son ellos los que quieren salir. La protagonista, Elba, puede pedir la nacionalidad española siempre que demuestre antepasados hispanos, eso cataliza una aventura de la memoria que recorre la historia de Cuba desde la guerra de los mambises pasando por las costas del Caribe hasta el sur de los Estados Unidos. Pombo, perico, mabinga… la exuberancia de la lengua cubana se ve remejida con Batista y los barbudos, edificios art-decó, la ronera Bacardí, alcaldes que se suicidan porque no pueden garantizar los suministros del agua, abstrusos árboles genealógicos que se enredan y ascienden por los enramados de la memoria. Qué pena que las fotos no hablen, dicen en uno de los párrafos, los seres humanos se creen eternos, enfrascados en el presente; luego, solo las fechas a tinta en el dorso de esas mismas fotografías nos dan una idea vertiginosa de los abismos de tiempo que cruzamos. William Navarrete ha terminado una novela compleja, una narración obsesiva que busca fijar los contornos nebulosos de la identidad, pero él no se centra en grandes fechas o en generales a la jineta sobre caballos de bronce, sino en el murmullo de las mujeres que van desovillando la historia, migraciones, casamientos, deserciones… la familia era un árbol enfermo, escribe, las raíces buscando inútilmente una capa de tierra que la nutriese. De ahí ese empeño en volver a juntar las zozobras y penurias, el desencanto y las esperanzas, unir las piezas para luchar contra un siglo de amnesia. Los descacharrantes test de cubanía de los oficiales gringos para comprobar si los emigrantes son realmente quien dicen ser; el extrañamiento de la guerra contra los españoles, hasta el punto que los mismos soldados coloniales desean que la guerra se pierda de una vez y que los restos imperiales se esparzan: Deja que se muera España, asertan descorazonados; los buscavidas guajiros en una Miami de yates que surcan sus aguas verdosas y donde se juntan millonarios rusos con los extraños argots cubano-americanos, “Miami, después de La Habana, es la ciudad que más cubanos vivos tiene, pero también la que conserva en sus cementerios la mayor cantidad de muertos”. William Navarrete hace encajar en cada uno de sus episodios familiares un reflujo histórico, hilvanando así una obra imprescindible para recordar las raíces, esas a las que tanto trabajo les cuesta afirmarse para sostener una verdad hoy deslustrada: los cubanos vienen de los españoles, los españoles venimos de los cubanos.

Publicado en Uncategorized

Pézenas – Languedoc / ville chère à Molière

A Pézenas, en el Languedoc francés, se viene a admirar su muy noble arquitectura (infinidad de palacetes y casonas de piedra) medieval y renacentista, así como para evocar los años en que Molière adquirió aquí sus letras de nobleza, antes de conquistar realmente París. Una etapa esencial de nuestro viaje veraniego por el maravilloso Languedoc.

a2

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized

Saintes-Maries de la Mer y la Camarga

Hay en Camarga, esa zona de humedales que se halla en el delta del Ródano un pueblo que lleva el nombre de tres santas Marías: Saintes-Maries de la Mer, en plural porque son tres (María Magdalena, María Jacobea y María Salomé), y las tres tuvieron ralción con este sitio que es, a su vez, la capital de los gitanos de Francia y el lugar en donde ocurre la perigrinación de gentes de este pueblo más grande del país. Allí, en la iglesia de las tres Marías hay lugar también para la Sara, la virgen de los gitanos (ver imagen abajo) que se encuentra en la cripta del templo y es motivo de adoración por parte de los gitanos.

El pueblo (como toda la Camarga) tiene más que aires de España. El toro de lidia, las actividades hípicas, la blancura, el sol que raja las piedras, el carácter de la gente, el habla, las ferias … todo recuerda a España y los camargueses no lo niegan.

Un lugar de Francia con hermosos atardeceres, flamencos rosados en los estanques y bellísimos caballos blancos que son los típicos de esta región.

a3

Atravensando el Ródano en una barcaza con Marianne Millon, después de visitar el extraño pueblo de Salin de Giraud, de ubanismo obrero e industrial pues allí estaban las famosas salinas que alimentaban las fábricas de la región. En los años 1920 una importante éxodo de griegos tiene lugar, provenientes fundamentalmente de Kalymnos. Por ello, la iglesia ortodoxa que visitamos, en la que se celebra aún la liturgia cristiana ortodoxa pues en Salin viven aún muchos de los descendientes de aquellos primeros griegos.

La Tour Carbonière (siglo XII)

Publicado en Uncategorized

Arles (3)

Recorrido por Arles, por sus plazas célebres (la del Forum, por ejemplo), sus hermosos hoteles, el  hospital donde estuvo internado Van Gogh, etc. Una ciudad para disfrutarla con tiempo, bajo el radiante sol de verano provenzal.

c10

Place du Forum:

Hôpital-Dieu:

 

Publicado en Uncategorized

Dictionnaires de Cuba et la Floride /

Le journaliste et écrivain Bernard Thomasson trouve utiles mes deux dictionnaires insolites (Dictionnaire insolite de Cuba et de la Floride, Ed. Cosmopole, Paris) et recommande sa lecture. Grand merci et bonne écriture aussi !

Visiter Cuba et la Floride autrement / par Bernard Thomasson

dicos

Publicado en Uncategorized

Arles (2), la romana

Continúa este viaje por Arles, esta vez, por sus múltiples monumentos romanos, en particular el Teatro y las Arenas (s. I dC). Ambos, refuncionalizados, sirven de escena para piezas, conciertos, y en el caso de las arenas, de escenario de la feria taurina, uno de los acontecimientos mayores que ritman el calendario de festividades de la ciudad.

El Teatro Romano:

Las Arenas:

Publicado en Uncategorized

Arles (1) – el claustro y el pórtico de Saint-Trophime

En la romana, románica y provenzal Villa de Arles, tan noble como sus blancas piedras de canterías y la monumetalidad de sus edificios, existe un claustro maravilloso, declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad. Es el claustro de Saint-Trophime, y data del siglo XII con añadidos que van hasta el XIV. Por ello pueden verse dos estilos: el románico más antiguo y el gótico posterior en sus cuatro galerías.

Los temas abordados por la galería norte (románica) son la resurrección de Cristo y la glorificación de los patrones de la ciudad: San Trophime (Trófimo en español, fundador de la iglesia local) y San Etienne. En la otra galería románica (la del este) los temas de las esculturas se refieren a la vida y pasión de Cristo.

Con respecto a la vida de Trófimo en este enlace se puede encontrar lo poco que se sabe de él: Vidas santas / San Trófimo

Aquí dejo algunas vistas que tomé de este maravilloso claustro durante mi reciente visita a Arles hace diez días:

a1

 

El pórtico de la Catedral de Saint-Trophime es una maravilla. Data del año 1180 y es uno de los ejemplos más sobresalientes de la escultura románica en Provenza. Lo componen pilastras, capiteles y frisos. Y los motivos vegetales y los monstruos y fieras del arte antigua son una clara alusión al arte de los sarcófagos durante toda la Edad Media. El tímpano muestra a Cristo triunfante, Biblia en mano, bendiciendo y rodeado de los símbolos de los cuatro Evangelios: león alado (san Marco), ángel (San Mateo), águila (San Juan) y el toro (San Lucas):

a8

a9

a10

Publicado en arquitectura, Uncategorized

Miramas-le-Vieux

Miramas-le-Vieux es un pueblito medieval desde el que se contempla el estanque de Berre. A la entrada, un pino de Alepo plurisecular y el mejor heladero de toda la Provenza: Le Quillé. Realmente exquisito y con sabores que van desde los tradicionales a exquisteces tales como aceite de oliva, tomillo/miel, grand marnier, etc.

Miramas-le-Vieux vive apacible, lejos del turismo. Y si no fuera por el heladero, pocos se aventurarían hasta aquí:

k

a4

Le Quillé:

Publicado en Uncategorized