Festivales y ferias del libro en Francia / en El Nuevo Herald

Escribo en El Nuevo Herald sobre festivales y ferias del libro en Francia. En muchas de estas he participado. Y tengo varias previstas en la agenda 2015.

Enlace directo: Festivales y ferias literarias de Francia

art. new

Festivales y ferias literarias de Francia

William Navarrete / El Nuevo Herald / 27 de julio de 2015

País de antigua tradición literaria, Francia ofrece gran cantidad de festivales y ferias (en general llamados en francés salones). Son la cita anual del vasto y diverso universo de la literatura en cualquiera de sus géneros. Son eventos que permiten que el lector se acerque a sus autores preferidos, descubra otros, inicie a los más jóvenes en la lectura. Es también el momento de conocer a periodistas, editores, libreros y quienes se relacionan con el mundo de las letras. Muchos de estos festivales escogen un tema que cambia cada año y a un escritor conocido para la función de Presidente de honor. Algunos otorgan premios, organizan conferencias, debates, proyecciones fílmicas y designan un tipo de literatura (policíaca, biográfica, histórica…) como centro de atención. Los hay que se especializan en literatura extranjera o que dedican simplemente alguna de sus ediciones a un área lingüística determinada.

No existe una estación específica para este tipo de evento que se desarrollan en general a lo largo de todo el año. Cuentan casi siempre con el apoyo de las autoridades locales, de ayuntamientos y juntas departamentales, que financian el proyecto con el presupuesto público con el objetivo de incentivar la cultura y el interés de sus ciudadanos por la lectura. Son, además, una excelente ocasión para que los turistas conozcan a Francia por dentro, el país del que no hablan catálogos y guías. Esa Francia bien pensante, como define la lengua francesa su mundo de las ideas.

Entre estos festivales citaré el de Niza. Este año celebró su vigésima edición y otorgó el premio ‘’Baie des Anges’’ (vigente desde 1996) a Jérôme Garcin por su novela El vidente (Gallimard). Christian Giraud, Stéphane Corsia y Frédéric Garnier, sus directores, invitan anualmente a más 200 escritores, autores de cómics, historiadores, periodistas. Los libreros de la ciudad se regocijan por el momento excepcional. El público también. Su equipo organiza a través de la empresa MPO varios eventos literarios en otros lugares. Uno de ellos es el Salón de Montomorillon (pueblo medieval del departamento del Viena), fundado inicialmente por la escritora Regine Desforges, originaria de allí. También el Festival de Nîmes (dedicado a las biografías y presentado casi siempre durante la última semana de enero en el prestigioso Carré d’ Art de esta ciudad de orígenes romanos). El de Montmorillon otorga un premio de novela histórica policíaca. El de Nîmes, el de la biografía, que recayó en 2015 en Bénédicte Vergez-Chaignon por su libro sobre el general Pétain.

MPO organiza también en Roquebrune-Cap Martin, entre Mónaco y Mentón, el festival Lire en Fete (Fiesta de la lectura) en la primera quincena de diciembre. Y en Valberg, pueblo alpino de la trastierra, el Festival Bulles de neige especializado en el cómic. Más de 1 300 autores son presentados cada año en los festivales organizados por este equipo que se especializa desde hace más de dos décadas en grandes eventos literarios.

Hay festivales centrados en temas especficos. En el balneario normando de Deauville, Livres et Musique (Libros y Música), como su nombre lo indica, rinde homenaje a la literatura relacionada con la música. Hace poco dedicó su décima edición a América Latina, un continente presente como temática en los festivales de Biarritz (a través del cine), en Belles Latinas de la ciudad Lyon y en el de Toulouse (Tolosa). A finales de junio, también en esta última ciudad, ocurre ‘‘Le Marathon des Mots’’ (el Maratón de las palabras), con el título De Beyrut a Damasco y al escritor libanés Amin Maalouf como invitado especial en 2015.

En Chambery (Saboya), el salón del libro se consagra a autores que estrenan una primera novela, mientras que en Saint-Maur des Fossés, cerca de París, concurren exclusivamente los autores publicados en libros de bolsillo. Hay ferias extraordinarias como la de fines de agosto en la isla Ouessant (extremo noroeste del Finisterre bretón), dedicada al libro insular, o sea, a autores nacidos en islas o que escriben sobre ellas. Y en Saint-Louis, limítrofe con Basilea (Suiza), la primavera trae a unos doscientos autores que durante tres días firman e intercambian impresiones con los lectores.

Le Mans, ciudad conocida por la competencia automovilística ‘‘Las 24 horas’’ tiene su festival llamado ‘‘Las 24 horas del Libro’’, que celebrará en octubre próximo su vigésimosexta edición. Algunos salones son novísimos, como el de Quimper (Bretaña), fundado por iniciativa de la escritora bretona Nathalie de Broc y de Patrick Birrien-Cochard, celebrado recientemente en el Oratorio de Locmaria con impresionante afluencia de público de toda la región. Otros son organizados por el medio asociativo como el de Cosne-sur-Loire en manos de la asociación Trait d’ Union 58.

El Salón de París, inaugurado cada primavera en la Puerta de Versailles, es, por la cantidad de editoriales, la cita más concurrida del año. Los lectores desean que las celebridades literarias y autores de best sellers de cinco continentes estampen su firma en sus ejemplares. El salón ha ido decayendo. Cobran la entrada y la afluencia satura el espacio provocando un efecto de feria de distracciones más que de cita con las letras. Se ha hablado de trasladarlo a un sitio más acorde, como el Grand-Palais, donde originalmente ocurría. Por el momento no hay nada concreto.

Ferias y festivales existen en toda Francia. En Narbona (Roussillon), el Festival Libertad dedica cada edión a un país diferente. En Montpellier, la ‘‘Comedia del libro’’ ensalzó en 2015 a la literatura ibérica y en Aix-en-Provence el de escritores del sur se especializa en la literatura meridional, el famoso ‘‘Midi’’, tantas veces evocado por las artes. Villeneuve-sur-Lot premia en su salón al autor más leído por sus habitantes.

Recorrer Francia, en cualquier época, permite profundizar en su cultura gracias a sus múltiples festivales. No hay una región del país que no ofrezca este tipo de evento. Se sorprenderá el visitante al verse frente a frente al autor que lee, poco importa donde viva o en qué lengua escriba. Las rúbricas culturales de los portales electrónicos de alcaldías y oficinas de turismo publican siempre el calendario de estas magnas citas de las letras y el arte en general.

Publicado en literatura

Grande Randonnée entre la France et l’Italie

Desde el viaje por Zamora y León no posteaba. Y desde entonces he andado bastante y descubierto lugares fabulosos en los Alpes Marítimos franceses. Con un poco de tiempo, si logro parar el ritmo desenfrenado de mi verano (mis veranos son siempre intensos, desordenados y llenos de goce y aventuras) pondré algo de ello.

Por ahora, una grande randonnée (gran senderismo) por la GR510 atravesando a pie la frontera entre Francia e Italia, desde el pueblo alpino de Sospel al pueblo italiano y occitano de Olivetta. Por el camino, riachuelos, cascadas donde bañarnos, granjas antiguas, acueductos romanos, ríos, canjilones, acantilados, precipicios, pinares y un intenso olor a bellotas, eucalipto y pino. Y de compañía, mi amiga Jenny Alfonso, conocedora de estos parajes secretos y hermosas que forman parte de su cotidianeidad.

1r

Grande randonnée GR 510 entre Sospel (France) et Olivetta (Italie)

2r

3r

5r

Con Jenny Alfonso en la cascada del riachuelo La Nieya

Con Jenny Alfonso en la cascada del riachuelo La Nieya

6r

7r

Con Jenny Alfonso Relova pasando la frontera francoitaliana a pie

Con Jenny Alfonso Relova pasando la frontera francoitaliana a pie

9r

10r

11r

12r

13r

14r

15r

Publicado en naturaleza

Carrión de los Condes

Carrión de los Condes, en el camino de Santiago y una de las etapas más importantes de este por cuanto se hallan aquí varios edificios de alto contenido simbólico como la iglesia de Santiago, la de Santa María del Camino, el convento de Santa Clara y el de San Zoilo. El pueblo posee un agradable río en el que la gente se baña, un hermoso puente románico y una agradable Plaza Mayor, entre otros muchos edificios de interés. Sin olvidar que de aquí eran los cobardes Infantes de Carrión, aquellos que aparecen en el Mío Cid por la alianza promertida con las hijas del Campeador. Goza además de una posición estratégica entre Burgos y León.

c1

c2

c3

c4

c5

c6

c7

Publicado en pueblos, viajes

Grajal de Campos, sus monumentos y un Alcalde ejemplar

por William Navarrete

Empezar un texto sobra las riquezas monumentales de un pueblo por la personalidad de un hombre es poco común. Y si ese hombre es, como en el caso que me ocupa, su Alcalde, entonces el texto es más raro todavía.

Es el caso de Grajal de Campos, un pueblo de León, muy cerca de Sahagún, en medio del paisaje poco elevado y árido de esa antigua Castilla que tantas historias evoca. A simple vista parece un pueblo inhabitado, sobre todo si se llega a él, como fue nuestro caso, después del mediodía bajo un sol reverberante y casi 37 grados.

Nos habían indicado en Sahagún que preguntáramos por el Alcalde Francisco Espinosa López, aparentemente él nos daría las llaves del Palacio de los Condes de Grajal para que pudiéramos visitarlo. Así hicimos. Preguntamos por él y nos indicaron tocarle la puerta de su casa. Cuál no fue mi sorpresa hacerlo y darme cuenta de que, sin importarle que lo sacáramos de su merecido descanso sabatino (eran ya las dos de la tarde), Francisco se propusiera enseguida de muy buena cara para servirnos de guía.

Nos condujo al Palacio y a partir de ese instante fueron sorpresas tras otras. Francisco Espinosa nos contó cómo en 1998 logró la compra por parte del Ayuntamiento del Palacio de los Condes de Grijal (no marqueses, como aparece escrito en las guías Total) en franca ruina, según pudimos constatar en las fotos que nos mostró y que conserva en un mural del zaguán. Los propietarios lo habían abandonado desde hacía luengos años y, al parecer, entendieron que mejor estaría en manos del pueblo y accedieron a venderlo por la simbólica suma de 6 euros. Desde ese momento, y hasta el día de hoy, el Alcalde y su equipo no han cejado en el empeño de restaurarlo, piedra a piedra. Han limpiado los techos de artesonado de nobles maderas cubanas que se hallaban cubiertos de hollín y grasa debido al tiempo que los aposentos sirvieron de acampada a forasteros. También reconstruyó à l’identique, palmo a palmo, el patio, las galerías y las balconaduras de cuyas columnillas solo quedaban 9 intactas. Nos contó cómo se había deteriorado el suelo y dislocado la piedra de las lozas por efecto de la humedad y del abandono.

Para darle vida a dicho monumento, Francisco y su equipo organizan fiestas en efemérides determinadas y en estos momentos se está terminando de habilitar la planta baja (la que da hacia la plaza del Ayuntamiento), para instalar allí, en lo que fueran las celdas del palacio, unan hostería de peregrinos, ya que por Grajal de Campos pasa el camino de Santiago para quienes lo emprenden desde Madrid.

También hay en Grajal una extraordinaria fortaleza militar: el célebre Castillo, construido entre 1517 y 1521 por Lorenzo de Adonza, y considerado una de las joyas arquitectónicas de León. Es, leo en el folleto explicativo perfectamente ilustrado y editado por el Excelentísimo Ayuntamiento, el primer castillo íntegramente artillero de España. Su propietario es el actual duque de Alburquerque, al que no se le debe ver mucho el pelo por allí.

Otro monumento es la iglesia San Miguel, del gótico tardío, con una característica que Francisco nos explicó: su torre campanario es la única que posee cinco esquinas, y al Alcalde le gusta añadir “y le falta una para tener cuatro”. Lo cual es cierto. Posee un bellísimo retablo policromado del siglo XVII y un Cristo de lluvias atribuido al escultor salmantino Bernardo Pérez de Robles.

Fuera del pueblo, el Convento de la Virgen conoció seguramente mejores tiempos. Fue fundado en 1599 por el conde Juan de Vega y sufrió, como todos los edificios religiosos, ocupaciones, invasiones, saqueos y desamortizaciones. Fue adquirido en 1881 por unas monjas carmelitas descalzas de Guatemala que lo habitaron hasta 2006. Al abandonarlo, las monjas se llevaron las tallas que atesoraba la iglesia y a pesar de una campaña del Ayuntamiento para que el patrimonio le fuera devuelto a los habitantes Grajal, nada han conseguido desde entonces. Lo cual prueba dos cosas: que no son tan descalzas las monjas, y que la zafia Iglesia nunca ha sido muy desprendida cuando de trata de procurar el disfrute de sus tesoros por parte del prójimo. Los guarda con mucho celo y poco han aprendido de los muy oportunos escarmientos que les ha dado (y seguirá dando) la Historia.

Dejamos a Francisco retomar su descanso sabatino, después de una hora de visita y deliciosa conversación. Cuando le pregunté cuánto le debíamos, me respondió: “la voluntad”. Cosa admirable en nuestros tiempos, y tanto más que casi todas las iglesias relevantes de la región de León y Zamora cobran no sólo la entrada, sino que hasta el derecho por sacar fotos. Y esto, sin distinción o muy poca, e importándoles un bledo que el visitante sea periodista y que esté dispuesto a darles gratuitamente la publicidad que les aporta visitantes y vida.

Por eso, por la voluntad del Sr. Francisco Espinosa López me he detenido largamente (cosa que no suelo hacer en mi diario personal y público) en contar lo muy bien que ejerce su función y lo admirado y satisfechops que quedamos. ¡Ojalá muchos muchos otros funcionarios del Estado lo imitasen! Las cosas no irían, entonces, tan de capa caída.

Para colmarnos de dicha, comimos en ese mismo pueblo en el Mesón de las Setas, una excelente comida casera, servida con gusto. Las natillas estaban tan buenas que no me quedó otra que pedir otra. Como ya habíamos pagado le pedí al dueño que me la cobrara. Se negó rotundamente. Y cuando le dije que le estaba dando pérdida, me respondió: “aquí nada se había perdido, pues la ha disfrutado”.

¡Vaya con Grajal y su gente!, ¿no? Lo voy a declarar “Pueblo de las mejores voluntades“. Acabo de hacerlo. Después de todo, es casi mejor que se hayan largado las susodichas monjas. Así se respira, como respiramos nosotros en esta memorable visita veraniega, la humildad, el trato afable, la cordialidad y la transparencia de su gente.

gc1

El Sr Francisco Espinosa López, Alcalde de Grajal de los Campos.

La plaza principal de Grajal de Campos: iglesia, palacio y ayuntamiento, describe muy bien los tres poderes tradicionales de otros tiempos.

La plaza principal de Grajal de Campos: iglesia, palacio y ayuntamiento, describe muy bien los tres poderes tradicionales de otros tiempos.

gc3

El elegante patio del Palacio de los Condes de Grajal. Hubo que reconstituir practicamente todo el barandal pues solo se conservaban 9 columnillas del parapeto.

El elegante patio del Palacio de los Condes de Grajal. Hubo que reconstituir practicamente todo el barandal pues solo se conservaban 9 columnillas del parapeto.

Escalera interior del Palacio de los Condes de Grajal

Escalera interior del Palacio de los Condes de Grajal

El parapeto de la escalera en puro estilo del Renacimiento depurado español

El parapeto de la escalera en puro estilo del Renacimiento depurado español

El Castillo de Grajal de Campos, auténtica fortaleza militar del Renacimiento y uno de los monumentos leoneses de mayor importancia.

El Castillo de Grajal de Campos, auténtica fortaleza militar del Renacimiento y uno de los monumentos leoneses de mayor importancia.

El artículo de prensa que cuenta cómo el Alcalde logró comprar para el Ayuntamiento, por el simbólico precio de 6 euros el Palacio en ruinas

El artículo de prensa que cuenta cómo el Alcalde logró comprar para el Ayuntamiento, por el simbólico precio de 6 euros el Palacio en ruinas

Una casa típica del pueblo donde funciona una tienda de comestibles.

Una casa típica del pueblo donde funciona una tienda de comestibles.

El convento de donde las monjas se llevaron impunemente las tallas

El convento de donde las monjas se llevaron impunemente las tallas

Publicado en arquitectura, historia, pueblos

Astrorga, camino de Santiago

Astorga sobre su promontorio con vista a los llanos que la circundan. Su Catedral del 1471 donde se mezclan gótico y plateresco; el Palacio Episcopal construido por Gaudí a finales del XIX, la Plaza de Armas y sus numerosas iglesias. Astorga incandescente (unos 40°C al mediodía) y su lindo jardín llamado “de la Sinagoga”. Unico lugar donde cobijarnos de la rudeza del verano:

a1

a2

a3

a4

a5

a6

a7

Publicado en actualidad, pueblos

San Miguel de la Escalada – prov. de León

San Miguel de la Escalada un monasterio donde el románico y el mozárabe se dan la mano ha tenido horas más convulsas que las que vive hoy desde que se fundó. En paraje solitario y lejano esta joya de la arquitectura religiosa del siglo X posee un bellísimo pórtico de 12 arcos de herradura y una torre románica del siglo XI.

s1

s2

s3

s4

s5

s6

Publicado en arquitectura

Hospital de Órbigo – Camino de Santiago de Compostela

Entre La Virgen del Camino y Astorga, este maravilloso puente románico sobre el Órbigo en Hospital de Órbigo. Un pueblo apacible y una pausa en el camino. Evitar a toda costa el restaurante Mesón Perrona, el sitio donde peor he comido y peor me han atendido en todo este viaje por las provincias de Zamora y de León:

h1

h2

h3

h4

h5

Publicado en arquitectura

Otro León – Castilla

Más de León: la fabulosa Basílica de San Isidoro (con su claustro de frescos románicos perfectamente conservados), el Palacio renacentista de Los Guzmanes, la Casa Botines de Gaudí, la apacible plaza del Grano, la Plaza Mayor, y un largo etcétera de bellezas:

l1

l2

l3

l4

l5

l6

l7

l8

l9

l10

l11

Publicado en arquitectura

La Catedral de León

Y llegamos a León, capital del reino de su nombre, y a su magnífica catedral, joya del arte gótico, cimera en este estilo en la península:

c10

c9

c8

c7

c6

c5

c4

c3

c2

c1

Publicado en arquitectura

Santa Marta de Tera y Benavente

Santa Marta de Tera, iglesia del siglo XI en los campos de Zamora, es el mejor ejemplo del románico rural en esta provincia. Se halla en el camino portugués de Santiago de Compostela y se caracteriza por la pureza de sus línea, la nave depurada y los hermosos capiteles del coro. Sobre el que corona la columna adosada de la izquierda inciden los rayos de sol durante los dos equinoxios. Nótese la escultura de Santiago el Mayor, con su concha de peregrino, flanqueando la portada sur. Mención especial a quien se ocupa de la recepción de los visitantes. Excelente comentarista y muy afable trato.

sm1

sm2

sm3

sm4

sm5

sm6

sm7

 

Benavente posee la iglesia de San Juan del Mercado, con su vistosa puerta de San Juan; la iglesia de Santa María del Azogue, iniciada en tiempos de Fernando II de León y el Castillo de la Mota, actual parador, con hermoso techo de artesonado mudéjar en el salón principal de la torre del Caracol.

b2

b1

b3

b4

Publicado en arquitectura, pueblos