Instantes de la Feria

Algunos de los muchos momentos inolvidables de la Feria UANLeer 2015, Monterrey:

"Fugas" à l'affiche

“Fugas” à l’affiche

Con Jaime Abello, Wendy Guerra y Pepe Garza en la expo Gabo.

Con Jaime Abello, Wendy Guerra y Pepe Garza en la expo Gabo.

Con Wendy y Segundo en Gallo 71

Con Wendy y Segundo en Gallo 71

Con Segundo Planes y Wendy Guerra en Granero Grill

Con Segundo Planes y Wendy Guerra en Granero Grill

Con J.M.G Le Clézio.

Con J.M.G Le Clézio.

Con Juan Trejo, Premio Tusquets 2014

Con Juan Trejo, Premio Tusquets 2014

En La Nacional con Silvana Paternostro, Wendy Guerra, Juan Trejo, Juan Eugenio Sánchez ...

En La Nacional con Silvana Paternostro, Wendy Guerra, Juan Trejo, Juan Eugenio Sánchez …

Publicado en literatura

Monterrey a pie (México)

Algunas vistas de la ciudad de Monterrey que tomé durante la semana que duró la Feria del Libro UANLeer 2015, organizada por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Alliance Française de Monterrey.

Cuando anuncié que iría a Monterrey, fundada por los españoles en 1596, se dispararon las alarmas. “Aquello era un polvorín, no se podía salir del hotel solo, no se podía caminar por las calles sin compañía …”, y una larga lista de precauciones que me dijeron tomar y que olvidé obedecer. Anduve a pie todo el centro (de día, por supuesto, muchas veces con Wendy Guerra) y ni siquiera fui solicitado (como sucede a menudo en París por los que piden limosnas). Por el contrario, fui atendido con franca amabilidad en cada establecimiento, lujoso o humilde, que visité. En todas partes (a diferencia de donde vivo), la respuesta fue SI: todo era posible, todo era ajustable a lo que el cliente desea, nadie dice nunca esos NO tajantes a los que estoy acostumbrado, ni esos “imposible” que abundan tanto por aquí. Y lo mejor: uno siempre queda satisfecho.

La ciudad posee un casco antiguo con interesantes casas de antigüedades, galerías, varios museos de interés (como el MARCO), edificios neoclásicos, tiendas con sabor a antaño en las zonas céntricas, excelentes restaurantes (excelentísimos más bien), tradiciones culinarias para chuparse los dedos, gente muy  acogedora, amable y educada, impresionantes vistas de los altos picos de la Sierra Madre que la rodean, un paseo fluvial bellísimo (el de Santa Lucía) que es un canal de casi tres kilómetros navegable en barca, miradores naturales desde el Chipinque, y, por supuesto, como en el 90 % del mundo, zonas marginales, aceras rotas, calles con huecos donde se estancan las aguas cuando llueve, contrastes …

Definitavemente sí: Monterrey es una ciudad a la que se debe ir, a la que puedo volver, en la que hay mucho que ver y hacer.

Algunas vistas (out feria) que tomé caminándola:

casco 1

Casco antiguo de Monterrey

 

casco 2

Casco antiguo de Monterrey, área de casas de antigüedades.

 

casco 3

Casa de la leyenda de los pianos que tocan solos

 

casco 4

Catedral de Monterrey

 

casco 6

Las Monjitas, Monterrey

 

casco 7

Las Monjitas

 

casco 9

Estas no son musulmanas …

 

casco 10

Casco antiguo de Monterrey

 

casco 13

Un Cristo del siglo XVII. Colección de Porfirio Sosa

 

casco 11

Casco antiguo de Monterrey

 

casco 14

En venta, 30 % de descuento.

 

casco 15

Para cantar corridos

 

casco 16

La elegante arquitectura de principios del siglo XX. Monterrey.

 

casco 18

William Navarrete / MARCO / Monterrey

 

casco 17

Monterrey

 

casco 20

casco 21

MARCO

 

casco 22

MARCO

 

casco 23

Centro de Monterrey

 

casco 24

MARCO

 

casco 25

La Sierra Madre vista desde el hotel, Monterrey.

 

casco 26

Ojo de agua de Santa Lucía, sitio de fundación de la ciudad de Monterrey.

 

casco 27

casco 28

Calle comercial y peatonal del centro de Monterrey.

 

casco 29

Las velas como en Sevilla para proteger del sol y del calor.

 

casco 30

La ciudad de Monterrey vista desde Chipinque

 

casco 31

Patrona de Monterrey

 

casco 32

Publicado en viajes

Libros que desde Monterrey traje hasta París

Cada feria significa una maleta de libros. Aquí algunos de los que tuve el placer de recibir dedicados de puño y letra de sus autores y que han viajado conmigo hasta París. Otros en los posts anteriores o en los que seguirán:

Segundo Planes, dos catálogos fabulosos de la Galería Ramis Barquet, dedicatoria: en el Mirador de Chipinque.

Segundo 2

Segundo 1

Segundo 3

José Garza (nuestro hombre en Monterrey), con prólogo de Sergio Ramírez, Devotos del deicida, Ed. Univ. Autónoma de Sinaloa, dedicatoria: en El Gran Pastor comiendo un cabrito de primera.

garza 1

garza ded

Margarito Cuéllar, Ed. Hiperión, poemario Las edades felices, dedicatoria: durante la Feria UNALeer 2015

Margarito 1

Margarito 2

Luis Panini, autor de Tusquets, establecido en Los Angeles, novela El Uranista, dedicatoria: en el lobby del Crowne Plaza hotel.

Panini 1

panini 2

Publicado en literatura

Fugas / Zócalo, Saltillo (México)

Gracias a Aurelio Pérez por su artículo para Zócalo, en Saltillo, a propósito de la presentación de Fugas en Monterrey.

Fugas, memoria del Caribe / por Aurelio Pérez

zocalo, saltillo

 

 

Publicado en literatura

In Albis – poemario de Albis Torres – Univ. Autónoma de Nuevo León

Acaba de ser publicado por la Universidad Autónoma de Nuevo León el poemario In Albis, de Albis Torres (1947 – 2004). Se trata de la edición ampliada y corregida de una anterior publicada en Cienfuegos, en 2006 bajo el título de La habitación más tibia, por Atilio Caballero.

En vida, la sutil y brillante poeta que fue Albis Torres, no conoció otra publicación que la de algunos de sus poemas en antologías o revistas. Ahora, una década después de su partida, la Universidad Autónoma de Nuevo León y su equipo admirable ha rescatado su obra, gracias a la labor y exquisito trabajo de Celso José Garza y del gran poeta regiomontano Margarito Cuéllar.

Los poemas fueron recopilados por la escritora Wendy Guerra (hija de la autora), y algunos rescatados gracias a la memoria de María Elena Cruz Varela o del pintor Leandro Soto (hasta la fecha inéditos). Las ilustraciones son de Segundo Planes, embajador de la pintura cubana en Monterrey.

Ofrezco aquí la portada, índice, algunas ilustraciones y el prólogo “Dando tumbos por la vida” que con gran placer escribí para el poemario.

La presentación ocurrió el pasado domingo 15 de marzo (fecha del fallecimiento de Albis Torres) en el Patio Ala Sur, del Colegio Civil de la Universidad Autónoma de Nuevo León y corrió a cargo de Wendy Guerra y este servidor.

Portada de In Albis. El célebre Leonardo da Vinci de la Galería Nacional de Parma.

Portada de In Albis. El célebre Leonardo da Vinci de la Galería Nacional de Parma.

In Albis 2

Solapa del poemario

Una ilustración de Segundo Planes

Una ilustración de Segundo Planes

In Albis 4 In Albis 5 In Albis 6

Una de las ilustraciones fabulosas de Segundo Planes.

Una de las ilustraciones fabulosas de Segundo Planes.

In Albis 8

Indice del poemario In Albis

Publicado en literatura

Monterrey en tiempo real

Con muy poco tiempo. Desde Monterrey donde estoy desde hace cinco días en la Feria del Libro de la UANL. He sido recibido muy bien por el equipo de la Feria y de Publicaciones de la UANL. He tenido encuentros extraordinarios y uno de ellos, el que más me ha marcado, con J.M.G. Le Clézio, hombre cabal, de gran transparencia, preclaro. La conferencia sobre la literatura hispanoamericana en Francia que ofrecí ayer provocó reacciones muy positivas en el público. Asistieron muchos jóvenes: asombroso y loable. Las entrevistas con periodistas excelentes (gracias a Planeta y Tusquets). Hoy presento mi última novela (Fugas) / ver El Norte de hoy, y con Wendy Guerra el poemario In Albis de Albis Torres, poeta querida por toda una generación cubana, la más sufrida, la de nuestros padres. Las emociones van en crecendo, los encuentros con amigos, escritores, artistas, también. Especial abrazo a ese grande de la plástica cubana convertido ya en regiomontano (bello gentilicio el de Monterrey) que es Segundo Planes y que ha sido un anfitrión de lujo, como también mis amigos Libia y Pedro. Algunas fotos de esas que se toman desde el teléfono (a las que nunca me acostumbro pero para las que Wendy tiene especial arte). Luego, con tiempo, pondré otras de momentos inolvidables.

Desde el hotel la Sierra Madre. Wendy Guerra y William Navarrete.

Desde el hotel la Sierra Madre.

Autores transportados por las calles de Monterrey: Wendy Guerra, William Navarrete. Jordi Carrión, Juan Trejo y Leonel Sagahón

Autores transportados por las calles de Monterrey: Wendy Guerra, William Navarrete. Jordi Carrión, Juan Trejo y Leonel Sagahón

Segundo Planes (monstruo de la plástica cubana), Wendy Guerra y William Navarrete. Monterrey.

Segundo Planes (monstruo de la plástica cubana), Wendy Guerra y William Navarrete. Monterrey.

Por el 70 aniversario de la Alliance Francaise de Monterrey, un aire de París en la ciudad regiomontana. Wendy Guerra / William Navarrete

Por el 70 aniversario de la Alliance Francaise de Monterrey, un aire de París en la ciudad regiomontana. Wendy Guerra / William Navarrete

Libi y Don Pedro, amigos queridos que hace tiempo no veía y Wendy Guerra en el exquisito restaurant francés Bardot de Monterrey.

Libi y Don Pedro, amigos queridos que hace tiempo no veía y Wendy Guerra en el exquisito restaurant francés Bardot de Monterrey.

En el formidable museo MARCO, de Arte Contemporáneo, cuya asombrosa arquitectura me deja soñando con ese grande de México que fue Luis Barragán.

En el formidable museo MARCO, de Arte Contemporáneo, cuya asombrosa arquitectura me deja soñando con ese grande de México que fue Luis Barragán.

Publicado en literatura

Camino de la Feria UNALeer 2015 – Monterrey (México)

Camino de la Feria de la UANLeer 2015 organizada cada año por la Universidad Autónoma de Nuevo León, donde tendré el gusto de compartir con muchos autores (J.M. Le Clézio, David Finkel, Juan Trejo, Jorge Zepeda, mi compatriota Wendy Guerra, un sinnúmero de autores mexicanos que conozco y otros que conoceré allí) en la patria chica del gran Alfonso Reyes. Como invitada de honor la Alliance Française de Monterrey por su 70 aniversario.

Aquí programa de la Feria: UANLeer 2015 / Monterrey

En prensa: Grandes plumas inundan la UANLeer 2015 / Diario Cultura

>> Mi conferencia “La literatura latinoamericana en Francia”

Alianza Francesa: viernes 13, a las 13: 00 h, Sala Zertuche.

>> Presentación de mi novela Fugas (Tusquets, 2014)

sábado 14 de febrero, 10: 00 am (recinto de la Feria)

UANleer

Publicado en literatura

Una noveleta pronográfica de José Triana / MAL París

Hoy presentamos Una noveleta pornográfica de José Triana (Hatuey, Camagüey, 1931) en la Maison de l’Amérique Latine de París. Interesante intercambio con lectores y excelente recuento de la literatura erótica cubana realizado por Triana desde Alfonso Hernández Catá, Alberto Insúa, Eduardo Zamacois y Enrique Labrador Ruiz (con El conejito Ulán), entre otros, con anécdotas y puntos de vista importantes de parte del autor presentado.

Pepe 3

PEPE 1

Pepe 2

Felix Hdez

pepe 2
3- Una noveleta pornográfica, José Triana, portada Jenny Alfonso Relova

Publicado en literatura

Hoy en El Nuevo Herald / Jean Cocteau y Menton

Hoy escribo en El Nuevo Herald sobre Jean Cocteau y su nuevo museo en Menton:

Jean Cocteau y su nuevo museo en Menton

"El durmiente y el platillo volador", Jean Cocteau, 1952.

“El durmiente y el platillo volador”, Jean Cocteau, 1952.

Jean Cocteau y su nuevo museo de Mentón

William Navarrete / El Nuevo Herald, 21 de febrero de 2015

Hace tiempo que Mentón, la ciudad más meridional del sureste de la Francia hexagonal, a escasos minutos de las fronteras italiana y monegasca, soñaba con un museo concebido especialmente para uno de sus huéspedes ilustres: el poeta, cineasta y artista Jean Cocteau (1889-1963), una de las figuras claves de la vida artística francesa después de la Primera Guerra Mundial.

En la Riviera Francesa no faltan los sitios donde Cocteau dejara importantes huellas. En el Cap Ferrat, al pie del faro, se halla la Villa Santo Sospir, propiedad de Francine Weisweiller, mecenas del artista, en donde residió largos periodos entre 1946 y 1950, dejando en sus paredes una serie de frescos de gran valor. En Villefranche-sur-Mer, la célebre Capilla San Pedro, fue también enteramente pintada en 1957 con frescos que Cocteau ofreció a los pescadores de un pueblo en el que pasó largas temporadas hospedado en el hotel Welcome. En el propio Mentón, ese mismo año, decoró a petición del alcalde, el Salón de los Matrimonios del Ayuntamiento con una de sus grandes obras.

Cocteau fue uno de esos parisinos – nació en las afueras de la Ciudad Luz – que se autotitulaba mediterráneo. En aquel entonces integraba esa élite que tomaba el llamado ‘‘tren azul’’, o sea, el camino de la Riviera francesa (Côte d’Azur, en francés) para pasar largas temporadas. Su fascinación por la desnudez y la luz diáfana deben ser razones por las que esa región se encuentra perfectamente imbricada en su extensa obra.

En noviembre de 2011, la municipalidad de Mentón inauguró un museo enteramente dedicado al artista. 1 800 obras propiedad de Séverin Wunderman, coleccionista belga establecido en Los Ángeles, pasaron a formar parte de su patrimonio. Anteriormente, la obra de Cocteau disponible en la pequeña ciudad se hallaba confinada al Bastión, un antiguo fuerte del siglo XVII, a orillas del mar, en donde todavía se exhibe un muestrario limitado de esta.

El edificio diseñado para acoger la colección mencionada es la obra del arquitecto Rudy Ricciotti. Inaugurado noviembre de 2011, levantó inmediatamente fuertes polémicas porque se le achachó, entre otras cosas, el no integrarse a la arquitectura local, influenciada más bien por el barroco de origen italiano en el que abundan formas abigarradas y una paleta de colores cálidos. Los habitantes de Mentón lo bautizaron inmediatamente ‘‘La Dentadura’’ (Le Dentier) pues es cierto que visto desde cualquier ángulo es eso lo que parece.

A ello se suma un constante problema con los reflejos de luz sobre los cuadros, pues el arquitecto no tuvo en cuenta (y si lo tuvo no lo logró entonces) que la luminosidad – tan cara al propio Cocteau – es uno de los grandes enemigos de la pintura en el Sur, y ello debido a la reverberación y sus reflejos, agentes corrosivos de la imagen. Los curadores han obtenido un espacio agradable, probablemente volviéndose magos para vencer los obstáculos vinculados a la pésima arquitectura. El narcisismo, el deseo de darse gusto, impide a ciertos arquitectos tomar en consideración el medio ambiente y la integración del edificio a este. Los experimentos personales, aunque medien concursos, no deberían hacerse con dinero del erario público.

Así y todo, la oportunidad de apreciar en un espacio de proporciones repetables buena parte de la obra del artista es una experiencia única. Se trata de la mayor colección pública a nivel mundial. Y están presentes todos los periodos, desde los primeros autorretratos de 1910. En total, sumando las obras ya presentes en El Bastión, 2 000 obras (990 de Cocteau) se pueden apreciar. Escoger cuáles se exhiben cada año es  tarea ardual. Por ello la colección cambia cada doce meses para dar oportunidad de exhibir otras y proteger las más frágiles. Esta condición da originalidad a un museo que se renueva incesantemente.

2015 permite apreciar la serie de ‘‘Los Astrólogos’’, concebida en 1954, y reunida en su integralidad por vez primera gracias al esfuerzo mancomunado entre el museo y la Casa de Cocteau en Milly-la-Forêt; así como obras que reflejan un tardío interés del artista por la ciencia ficción y, entre las que se destaca El durmiente y el platillo volador (1952). También, reservadas a un espacio íntimo para no afectar la sensibilidad de los menores, apreciamos los dibujos homoeróticos de la serie ‘‘La isla de los espermofágicos’’ (1949) y otros de jóvenes amantes como el famoso Edouard Dermit, su albacea testamentario, actor de tímida iniciación a la pintura, con quien Cocteau mantuvo una larga relación.

Indisolube de su creación es el cine. Cocteau realizó doce cortos y largometrajes, fue guionista de unos siete, director de fotografía de Canto de amor (de Jean Genet), e incluso actor de algunas películas. De su producción, La bella y la bestia (con el actor francés y también su amante, Jean Marais) y Testamento de Orfeo son las más significativos. Del proceso creador de estos, los diseños de monstruos que siempre lo fascinaron, su debilidad por lo marginal, por aquello que disparara la adrenalina, y lo hiciera vibrar, se ocupa la muestra del Bastión, en donde abundan piezas en relación con lo antes expuesto.

Completan la muestra un boceto para el Cristo de la capilla San Pedro de Villefranche, un Ecce Homo pintado en colaboración con Raymond Moretti, gran cantidad de dibujos con los inconfundibles perfiles ‘’a la Cocteau’’, las planchas originales para ilustraciones de libros, los famosos ángeles (uno de ellos El ángel del Acuario, realizado junto a Moretti, en 1963) que encarnan la imagen del delincuente, el buscapleitos, el matón, o sea, esos ángeles malditos, habitantes de un universo marginal real que siempre le fascinaron al punto de convertirlos en imágenes propias de la mitología.

Cocteau y Menton han sido desde hace más de medio siglo grandes aliados. No ha de extrañarnos el interés de Wunderman por traer a Francia, y en específico a esta localidad, la totalidad de su colección. El museo posee también un importante Centro de Documentación sobre su obra, y ofrece talleres y exposiciones temporales de artistas contemporáneos cuya estética se integre al ambiente.

 

Publicado en pintura

Dominique Fernandez, Caravaggio, un dîner

C’est au cours d’un très agréable dîner que Dominique Fernandez (dont le nom espagnol il le tient de son père mexicain) m’a dédicacé son roman La Course à l’abîme (Grasset). Fascinant récit inspiré de la vie du Caravage dans la Rome de l’année 1600. Peintre officiel de l’Eglise, le génial artiste sacrifie le confort d’une vie au service des prélats pour ses passions: la liberté, les garçons, l’épée … jusqu’à être persécuté pour le meurtre d’un homme … Assassiné sur une plage au nord de Rome à 38 ans (impossible de ne pas penser à Pasolini), son génie ne s’éclipsera jamais. Auteur de 21 romans, Prix Médicis 1974, Prix Goncourt 1982, élu à l’Académie française en 2007, maître incontestable dans le domaine de la culture italienne, Dominique Fernandez n’a pas besoin de présentation. Je conseille vivement la lecture de La Course … Un vrai bijou ! df 2 df 1

Publicado en literatura