Tui – Galicia

Sede del obispado de Tui, capital de la región en otros tiempos, la ciudad de Tui, a orillas del Miño, es una de las más interesantes de la provincia de Pontevedra. La Catedral de Santa María (una auténtica fortaleza), maciza y con un pórtico del siglo XIII considerado como una de las obras maestras de la escultura románica. El claustro – el más antiguo de Galicia – data de la primera mitad del siglo XIII, y la Sala Capitular del XII.

Otra de las características de Tui es su judería, una de las más importantes de Galicia, de la que subsisten algunas casas y símbolos tallados en la piedra. Abundan las capillas, iglesias y conventos, entre estos últimos el de las Clarisas en donde se pueden comprar dulces artesanales elaborados por las monjas de clausura.

En Tui, en el restaurante O Novo Cavalo Furado me comí el mejor conejo estofado de mi vida. De más está decir que la amabilidad de los paisanos le alegra a uno el día. Aquí estuvimos varios días alojados en el Parador San Telmo, con una vista espectacular del río Miño, el puente que lo atraviesa y la ciudad portuguesa de Valença do Minho, justo enfrente.

La ciudad de Tui y su Catedral vistas desde el Parador San Telmo:

t3

Parador de Turismo San Telmo de Tui

t4

Desde el parador el puente de hierro que atraviesa el Miño y comunica a Tui con la ciudad portuguesa de Valença

La Catedral Santa María de Tui:

El claustro románico de la Catedral Santa María de Tui (siglo XIII):

Un paseo por la ciudad de Tui:

 

 

Publicado en arquitectura, pueblos

Valença do Minho – Portugal

La fabulosa villa amurallada de Valença, a orillas del río Miño, fait pendant, a la gallega de Tui. Basta atravesar un puente (inspirado en similares obras concebidas por Gustave Eiffel) para pasar de una ciudad a la otra, de un país a otro.

Valença tiene la particularidad de poseer toda su trama urbana al interior de una fortaleza renacentista que le sirviera de defensa en otros tiempos. En ese espacio intramuros encontramos las características de una ciudad portuguesa de antaño: fachadas azulejadas, iglesias de piedra y cal, barroco lusitano, etc.

Aquí dejo algunas vistas tomadas durante mi visita en que atravesamos el puente-frontera a pie desde Tui.

p1

p10

p13

Publicado en pueblos

Un programa de RFI (Radio France Internationale)

Invitado junto con Paquito D’Rivera, Carlos Cano y Karla Suárez a esta emisión de María Carolina Piña, en RFI (Radio France Internationale) titulada “Fidel y los artistas e intelectuales”.

Para oírla pulsar aquí: RFI / Fidel y los artistas e intelectuales del exilio

rfi-maria-carolina

Publicado en Uncategorized

Combarro – provincia de Pontevedra

Unos 30 horrios en este pueblo inolvidable, a pocos minutos de Pontevedra. Y qué decir de los guisos y condumios devorados.

c1

c2

c3

Publicado en pueblos

Baiona – Galicia

Viaje a la belleza de la luz crepuscular en las tierras gallegas. Camino de Vigo, una estancia en Baiona para seguir celebrando la vida comme il faut !

b1

be

b3

b2

b9

b10

Publicado en naturaleza, pueblos

El castro celta de Santa Tegra / Galicia

Ayer estaba yo en esas alturas encaramado, mirando desde un castrum celta, en lo alto del monte de Santa Tegra (Tecla, en castellano), en la frontera que separa, gracias al río Miño, Galicia de Portugal, y me decía que desde esas playas había zarpado hacia Cuba gente buena, gente mala y gente que mejor no hubiera zarpado nunca. Y entonces, me dije, en buen cubano: “Coño y pensar que El Innombrable todavía sigue dando lata”. Y ya ven: hoy nos levantamos con un rayo de luz en medio de tanta oscuridad y yo encontré en el pueblo de Valença, del otro lado del río, en Portugal, esas botellitas encantadoras cuyo licor desconocía. Salud.

s1

s2

s5

s6

s7

santa-tegra-10

s10

Encontradas en una tienda de Valença, Portugal.

Publicado en actualidad, naturaleza

La maravillosa Catedral de Orense – Galicia

La maravillosa Catedral San Martín, de Orense (Ourense), en Galicia. Una joya del románico español de la segunda mitad del siglo XII y el XIII y uno de los templos de este estilo más importantes en el reino. El Pórtico del Paraíso (siglo XII), policromado, es uno de los más bellos de la península. La archibarroca capilla del Cristo, el exquisito Retablo del Altar Mayor (obra de Cornelis de Holanda, s. XVI) y el Tesoro Catedralicio completan la visita.

a1

a4

a9

a7

a10

Publicado en arquitectura

Monasterio de Santo Estevo – Galicia

Este maravilloso monasterio, donde descanso y escribo, es uno de los lugares de obligada visita en la Ribeira Sacra gallega, una región de la provincia de Orense en donde abundan monasterios y conventos en lugares apartados y, a veces, casi inaccesibles.

En el caso de Santo Estevo (de Ribas de Sil), anterior al siglo X, vale recordar que las ruinas de un castro de origen celta se ven todavía en el bosquecillo posterior. Los jabalíes bajan de noche y es mejor no aventurarse afuera en cuanto cae la noche. Tampoco es necesario. Con vista hacia uno de sus tres maravillosos claustros (uno de ellos románico del siglo XII, el llamado de los Obispos) lo mejor es leer y escribir contemplando la pureza de arcos y columnas.

Les dejo algunas vitas otoñales de este sitio en donde me hallo, convertido hoy en un prestigioso Parador de Turismo. Inolvidable.

p4

p3

p2

p1

p6

 

p20

p16

Publicado en historia

“Animal en vilo” en “El Nuevo Herald”

Agradecido a Daniel Fernández por esta hermosa reseña de mi reciente poemario Animal en vilo (México, 2016) publicada en El Nuevo Herald de hoy.

Enlace: La geografía poética de William Navarrete

animal-en-vilo-por-daniel-fdez

Animal en vilo (Monterrey, 2016), William Navarrete

La geografía poética de William Navarrete

El Nuevo Herald / Daniel Fernández / 19 de noviembre de 2016

El polígrafo William Navarrete no deja de sorprender a sus lectores, que son muchos y en varias lenguas. Cubano afincado en París desde hace décadas, ha publicado desde divertidas novelas hasta enjundiosos tratados históricos y genealogías. Viajero infatigable y autor de cientos de artículos de viaje que aparecen en este periódico y en su muy transitado blog. La sorpresa viene de la mano de su más reciente poemario Animal en vilo (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2016. Ilustraciones de Segundo Planes).

A pesar de tanta actividad literaria y viajera, a pesar del paso de los años, que a menudo cambia el vuelo poético por el paso prosaico, Navarrete, que ganara el Premio Florit con su primer afán poético, en 2004, conserva la mirada fresca del poeta que como el niño es atraído y seducido por una hoja caída, una antigua plaza o el cadencioso andar de una prostituta callejera. “Escribo poesía en las raras ocasiones en que la luz rima con el viento, es algo tan inexplicable como la poesía misma por la simple razón de que se siente y no se explica”, confiesa.

En cuatro estaciones se resume este “vilo” en el que el poeta explora su geografía personal. Cada estación es identificada con lugares del mundo que Navarrete habita todos los años. Abre el libro, como el año, con el invierno y el Piamonte, bella región del norte de Italia cargada de historia y de recuerdos amables o tristes para el autor. Diez poemas sin título resumen el paisaje nevado y con horizonte de Alpes. Los muros de la ciudad recuerdan al poeta las guerras; los cementerios insisten en su propia mortalidad, y entre la niebla, el silencio y el frío, se pregunta: “A qué teatro pertenecen estas sombras?”

Luego la primavera lo renueva todo, y se instala en el barrio de Pigalle, en París, cerca de donde vive el autor, y hasta el estilo del libro rejuvenece. Ahora los poemas llevan título. El primero, Sura, recrea un encuentro sexual con un moro, que olvida las suras punitivas de la sodomía, aunque le rechaza la cerveza en sumisión a otras que sí obedece.

Barrio lleno de contradicciones como esa, como las que abundan en esa ciudad, centro de cultura y arte, pero también de miserias humanas. Los poemas aquí se llenan de luz, de calor y vitalidad, y hasta el lenguaje cambia; ahora el verso se trenza a flor de piel, hay palabras duras, calientes. La primavera es la estación del sexo “en vilo”. Desde la flor al hombre, todo lo que vive busca el placer de la reproducción, y en la primavera de Pigalle abundan las putas y las locas, los marinos y los policías, los inmigrantes, los mendigos, los borrachos y todos rezuman un sudor que evoca el sexo. El poeta se sumerge en este mundo, como el que nada en el mar, y hasta lo dice: “Este bulevar es mi malecón./ Las olas son los ruidos de los autos…”.

El verano lleva por subtítulo Biscayne, calle de Miami, ciudad donde vive la madre del poeta y donde cuenta con muchos amigos. Asiduo residente temporal, ha podido observar la evolución de esta urbe que se va volviendo megápolis y evoca con nostalgia las imágenes de esta veraniega pradera que han ido pasando y perdiéndose en el tiempo.

La emblemática calle que bordea la bahía y para la que Burle Marx diseñó aceras como las de Copacabana que nunca se han llevado a la realidad es, más allá del centro de los grandes teatros y estadios, un sembrado de moteles dudosos. Por las aceras baratas y feas deambulan las prostitutas que parecen salidas de otros tiempos…

Estos son posiblemente los poemas más desgarrados y coléricos de la colección. Especialmente uno, dedicado al poeta cubano suicida Heriberto Hernández Medina. Navarrete capta como pocos el contraste de una ciudad de luz y calor, donde la soledad y la frustración acechan en cada banco de parque, y hasta puede haber asesinos armados en la sombra.

Cómo esta geografía inhóspita/ –en que la noche se confunde con el día–/ se ha vuelto Meca y meta del futuro/ de pobres ilusos obtusos infelices.

Cierra el libro con aires otoñales, un toque de reflexión azureño, inspirado por los semidormidos pueblos de la Côte d’Azur, donde “por no pasar, ni el cura pasa”. Niza es el enclave en que el poeta vive unos meses al año y desde donde parte a explorar las villas mediterráneas donde Se esconde el sol en el abismo de su ruta/ para devolver al mundo su silencio. Aquí habitan los poemas más filosóficos de esta colección, donde hay también homenajes a amigos y a otros escritores como Juan Ramón Jiménez y José Miguel González-Llorente.

Hay mucho más “en vilo” de lo que he apuntado. Navarrete, con sus 48 años, ha vivido, viajado y leído mucho, muchísimo, y su verso va preñado de resonancias que pueden cambiar de color y tono en cada lector. Incluso, hay poemas que se transfiguran en la segunda lectura, en la tercera. Este es un poemario mayor. No es para leerlo de seguido –su autor se tomó cinco años para escribirlo–, sino para disfrutar en ricas pausas, como el trago fresco que se paladea en un café al aire libre, viendo pasar las gentes al ritmo suave pero implacable de las cuatro estaciones de la vida.

Publicado en literatura

La crónica más larga. Periodismo cubano en el exilio

Acabo de recoger de mi buzón la antología preparada por Fabio Murrieta La crónica más larga. Periodismo cubano del exilio (Ed. Advana Vieja, Valencia, 2016)Veo entre los 50 y tantos autores seleccionados nombres de amigos como Manuel Díaz Martínez, Luis de la Paz, Madeline Cámara, Wilfredo Cancio Isla, Joaquín Badajoz, Uva de Aragón, Ángel Cuadra, Olga Connor, Luis Felipe Rojas, Jesús Hernández, Vicente Echerri, Ena Columbié, Germán Guerra, Orlando Rossardi, Elías Amor, Juan Manuel Cao, Pablo Díaz, Ivette Leyva, José Abreu, etc.

Mi propio artículo – el seleccionado para el libro – da la palabra a 14 cubanos de Europa en su parecer con respecto a las nuevas relaciones entre Cuba y EE UU. anteriormente publicado en El Nuevo Herald.

p1

p2

p3

 

Publicado en actualidad