Día 4 de confinamiento: juegos de sociedad, reunión virtual entre amigos …

Han vuelto a aparecer los juegos de sociedad. Casi los teníamos olvidados. De pronto, las partidas de Scrabble no solo nos obligan a buscar soluciones ingeniosas, sino que resultan más entretenidas que cuando teníamos planes de salir a alguna parte.

Acabo de leer que Italia tuvo una jornada trágica otra vez: más de 800 muertos. Nadie se explica qué está pasando en ese país. Yo tengo mi teoría, pero mejor me la callo. Veo además que el número de casos en Estados Unidos ya asciende a 20,000, cuando hace apenas cuatro días tenían menos casos que Francia. Para colmos, China, la causante de este desastre mundial – entre otras razones por la pésima higiene en ese país y las asquerosidades que comen – no se cansa de decir que lleva dos o tres días sin ningún nuevo caso. Que se los crea el que no los conoce. Como mismo escondieron la epidemia durante un mes y se cargaron al pobre médico que dio la señal de alarma, ahora dicen que ya están libres de casos. Son patéticos estos chinos, la verdad. Un país en el que no pienso poner los pies aunque me paguen.

Un grupo de amigos nos hemos dado cita para organizar un aperitivo virtual, mediante Facebook. Ha sido una experiencia inédita pues pudimos conversar y vernos a través de la pantalla, cada cual desde su casa, y hasta brindar a distancia. Pensé que la experiencia iba a ser patética, pero resultó de lo más amena y hasta nos divertimos. Este grupo solía reunirse con frecuencia en París y lleva el nombre de La Pescadería. Una ocurrencia de uno de sus miembros, en cada cual adoptó el pez que mejor le iba. El caso es que, ante la imposibilidad de reunirnos físicamente, como siempre hacíamos, cuando compartíamos platos y hasta juego en tardes dominicales, ahora lo hacemos virtualmente hasta tanto dure la cosa extraña esta que nos ha tocado vivir.

20200321_223406

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.