La Alameda de Santiago de Compostela

Robledales y eucaliptos centenarios, jardines, pérgolas de la Belle Epoque, vistas maravillosas de la Catedral y del centro histórico, fuentes, estatuas, capillas, obras de arte y, sobre todo, el ambiente de antaño, de esos parques en donde las viejas cotilleaban, los jóvenes casamenteros buscaban pareja, los hombres hablaban de negocios o de mujeres. La Alameda de Santiago de Compostela es un parque de varias hectáreas y suave pendiente. Haría falta medio día para recorrerla hasta el Campus Sur de la Universidad. Me hubiera gustado quedarme más tiempo y recorrer otras partes más alejadas del centro. Al inicio está el conjunto escultórico llamado de “las dos Marías” (al parecer dos hermanas que poblaron el imaginario popular de la ciudad hasta que fallecieran en los años 1980). Y también la estatua de Valle Inclán sentado en un banco.

En la Alameda de hoy, la gente hace deporte, se relaja, merienda, se pasea y pasa un buen momento. No hay ese mal ambiente de las grandes urbes, ni personajes desagradables, ni nada que rompa la armonía del momento.

En verano es una maravilla pasearse por aquí. En invierno y con tiempo de lluvia me imagino que debe ser un calvario.

b3

b1

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.