Callejeando por Santiago de Compostela

Huyéndole al calor que anuncian en Madrid (más de 40° C) hemos llegado a Santiago de Compostela por unos días. Ayer (cosa excepcional) hacía muy buen tiempo. Pude ver uno de los atardeceres más bellos que me ha sido dado ver de la Plaza del Obradoiro, la luz del poniente arrojando ocres sobre las piedras de la catedral monumental.

También brilló el sol en todo su esplendor durante nuestro paso por el hermoso claustro del Colegio Fonseca. Y pude bajar la cuesta Costa Vella (valga la redundancia) y ver el convento de San Francisco de perfil desde un ángulo en que de pronto me creí que estaba en alguna ciudad colonial de México o Colombia.

La Catedral está en obras y hay andamios por todas partes. Abajo, una foto del crucero.

Les dejo algunas de esas imágenes, y otras.

a7

a5

a4

a6

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.