El Fuerte Rojo de Agra – la India

El Fuerte Rojo de Agra es el fuerte más grande de la India y en 1983 la Unesco lo inscribió en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad. Ya en el 1082 existía en ese lugar un pequeño fuerte de ladrillos que pertenecía a uno de los clanes de los rajputes. El primer sultán de Delhi desplazó la capital a Agra y su hijo comenzó a ampliar el fuerte. En 1526 los mogholes se apoderaron del sitio hasta que Fahrid Khan, el tercer emperador de la India, y Humayum lo ocuparon. En 1558 Akbar, decide restablecer la capital en Agra, pero el fuerte estaba en ruinas por las muchas batallas de las que fue testigo. De modo que comienza su reconstrucción, dando prioridad al estilo hindú, hasta darle la forma que ha llegado hasta nuestros días.

El fuerte sirvió de prisión al emperador Shah Jahan cuando su hijo Aurangzeb lo declaró incapaz de gobernar y lo recluyó en una especie de retención domiciliaria en el fuerte, del que no podía salir y en el que murió, poco después. Sus restos fueron entonces llevados al Taj Mahal en donde reposa en un sarcófago al lado del de su esposa.

Hay mucho que ver en el Fuerte, y por eso más vale dedicarle medio día. A pesar que fuera del recinto amurallado hay mucha agitación, una vez que uno atraviesa el puente y la puerta de acceso se respira mucha tranquilidad. Los días en que no hay niebla se ve perfectamente el Taj Mahal desde el pabellón en que solía pasar la mayor parte del tiepo Shah Jahan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.