Visita al Taj Mahal – India

Qué decir del Taj Mahal que no se haya dicho. El monumento más visitado de la India es un mausoleo desmesurado, símbolo del amor de un emperador Shah Jahan que encargó para que sirviera de sepulcro a su esposa Arjumand Banu, fallecida en 1631 cuando daba luz a sus decimocuarto hijo. Joya de la arquitectura mogola, blanco sepulcral resplandece a orillas del río Yamuna, como “una lágrima en la mejilla del tiempo”, y al final de jardines y fuentes que son famosos por tratarse de una de las perspectivas más fotografiadas del país. Diferentes edificios de arcilla roja y ricamente decorados con piedras y mármoles de diversos colores pueden verse en el interior del recinto.

Aconsejo ir muy temprano (el monumento abre a las 7 am). A las 9 am ya las colas para comprar los billetes son enormes. Mucha gente viene desde New Delhi, en tren, a visitar el Taj Mahal y luego regresan. El tren más rápido demora dos horas y media entre Delhi y Agra. Por eso, por lo atropellado que resultaba esa opción, decidimos quedarnos tres días con sus noches en Agra para poder visitarlo todo a nuestras anchas, pues la ciudad tiene además una ciudadela fortificada que es tan o más interesante que el Taj Mahal.

Por eso entramos entre los primeros y nos quedamos toda la mañana visitando cada recoveco del recinto. Cuando aquello se repletó de hordas de turistas nos largamos.

El Taj Mahal como tal, o sea, el mausoleo de mármol blanco, es un poco decepcionante. A pesar de la innegable calidad de su factura, del refinamiento de los detalles y la absoluta simetría del conjunto, el interior es poca cosa. Protegidos por un parabán de mármol labrado como si fuera filigrana se ven los dos sepulcros, casi insignificantes, de la emperatiz y de su esposo.

Mucho más encanto tienen los edificios que lo rodean, entre ellos la gran puerta de acceso, la mezquita y el que se contruyó en el lado opuesto de esta, sin función alguna, solo para hacerle pendant a ésta última.

Empecemos por la entrada misma, o sea, el edificio que sirve de puerta de acceso al segundo recinto:

Taj Mahal 4

Otros edificios del recinto:

El mausoleo:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.