Monforte de Lemos, Galicia

Por Monforte de Lemos, pueblo de la provincia de Orense, comenzó este nuevo viaje por tierras gallegas. Nuestra primera etapa, el fabuloso parador de Monforte, instalado en el antiguo y muy noble convento de San Vicente del Pino, en realidad un conjunto monumental que incluye una empinada Torre del Homenaje medieval (la más alta de Galicia), la iglesia y el Palacio de los Condes de Lemos. Aunque el monasterio fue fundado en el siglo IX, lo esencial del édificio data de la reconstrucción del XVI. El claustro, de orden perfecto, es de una gran pureza estilística. Del monasterio se bajo caminando al pueblo. Los paseos en las márgenes del río (donde se ve un bellísimo puente romano), la plaza España, la calle peatonal de bares y terrazas, la escuela de los Escolapios y restantes iglesias, hacen de una estancia en Monforte un momento inolvidable. En primavera, la sensación de bienestar se multiplica gracias a la florecida vegetación y a la luz cambiante que se expande, como manto imprevisible, sobre el valle circundante. Bajando la cuesta una buena hartada de cerezas deliciosas que tuvimos en placer de coger directamente del árbol. Y para las cenas, si se quiere explorar algo fuera de los cánones del parador, un restaurante en apariencias banal, en la calle Francisco Moure : La Fábrica, pero de excelentísimas parillas y con uno de los mejores pulpos grillés de toda Galicia. El dueño de amabilidad y generosidad extrema.

m6

Anuncios
Esta entrada fue publicada en pueblos. Guarda el enlace permanente.