Momentos en el Festival de la Palabra de San Juan de Puerto Rico

La canopea de San Juan. ¿Un cuadro de Tomás Sánchez?

La canopea de San Juan. ¿Un cuadro de Tomás Sánchez?

Cómo resumir las emociones de esta semana de Festival de Palabra, en San Juan de Puerto Rico, tantos encuentros, conversaciones con viejos y nuevos amigos, cariño a propulsión por parte de todos los que hacen posible esta gran fiesta de las letras, paisajes verdiazules, montañas, playas de arena, azul profundo del océano, y el bello San Juan, su noble arquitectura, sus callejas empinadas, sus barras alegres, la vida corriendo a chorros por calles y plazuelas. Calor de cielo, calor humano. Generosidad a boca de jarro. Arropados de cariño noche y día. A cada paso.

Y en medio de toda esa felicidad enorme, la literatura, los poemas, todas esas noches de insomnio, de desvelo, de todos los que intentamos entender el mundo y compartirlo con palabras. Versos, imágenes, relatos, cuentos, canciones … unos publicados, otros por ver la luz, muchos nacidos al filo de los intercambios. Palabras a borbotones, palabras que ya no se pierden porque las llevamos dentro, las repartimos, las escribimos, y lo mejor, las regalamos a todo el que quiera hacerlas suyas para que no pare nunca esta danza infinita.

Y el agradecimiento (deuda impagable) a Mayra Santos-Febres, una mujer que no es cualquier cosa y, tanto así, que olvidamos que ella es mujer porque en realidad tiene la fuerza de todas las fuerzas; y el gran José Manuel Fajardo, la otra mitad de este evento, el puente imprescindible con la otra gran orilla, sin los cuales no existiera nada de esto. Y a ese ejército de voluntarios, gente de alma enorme, con sello muy propio cada uno, que nos ha marcado para siempre.

Dice mi amiga Aixa Requena, puertorriqueña y sanjuanera, que los extranjeros lloran cuando se van de Puerto Rico. Yo digo más: no me siento extranjero en esa tierra, pero tiemblo como animal abandonado en una jungla cuando empiezo a ver difusos los contornos de sus playas.

Panel de Vanessa Nunez, Ignacio del Valle, Ricardo Menéndez Salón y Gegman Lee.

Panel de Vanessa Nunez Handal, Ignacio del Valle, Ricardo Menéndez Salmón y Gegman Lee.

 

El lago se llama Carite y está después de Guavate y antes de darle aire asturiano a Ignacio del Valle en el Mesoón de Melquiades.

El lago se llama Carite y está después de Guavate y antes de darle aire asturiano a Ignacio del Valle en el Mesón de Melquiades.

Por donde le sale el agua al coco y a donde va (no es pregunta, sino afirmación)

Por donde le sale el agua al coco y a donde va (no es pregunta, más bien afirmación)

Con Aixa Requena y Emelinda

Con Aixa Requena y Emelinda

Con Yolanda Arroyo, toda luz. Esta foto es para Wendy.

Con Yolanda Arroyo, toda luz. Esta foto es para Wendy.

En la Universidad Interamericana, Recinto de Guayama, con los estudiantes, profesores y decano, después de una charla.

En la Universidad Interamericana, Recinto de Guayama, con los estudiantes, profesores y decano, después de una charla.

Mayra Santos-Febres, la maga, en un momento de éxtasis, bailando bomba a sandalia quitá'.

Mayra Santos-Febres, la maga, en un momento de éxtasis, bailando bomba a sandalia quitá’.

Con Gegman Lee, antes de su lectura.

Con Gegman Lee, antes de su lectura.

A ver cómo nos apañamos para repetir la experiencia, Ignacio del Valle.

A ver cómo nos apañamos para repetir la experiencia, Ignacio del Valle.

Con algunos voluntarios del Festival de la Palabra. No están mirando doble, no.

Con algunos voluntarios del Festival de la Palabra. No están viendo doble, no.

Con Zoraida Díaz, la brújula

Con Zoraida Díaz, la brújula

Con Vanessa Nunez Handal, escritora salvadoreña, en una de las tantas fiestas.

Con Vanessa Nunez Handal, escritora salvadoreña, en una de las tantas fiestas.

En Barrachina inventaron la piñacolada y arreglaron el mundo, durante un desayuno, Elia Barceló, Soleida Ríos, María Angeles Pérez López, Alfonso Mateo-Sagasta, Paloma González Rubio y William Navarrete.

En Barrachina inventaron la piñacolada y arreglaron el mundo, durante un desayuno, Elia Barceló, Soleida Ríos, María Angeles Pérez López, Alfonso Mateo-Sagasta, Paloma González Rubio y William Navarrete.

Cómo no hacer mío ese mar que por derecho propio de un ala a la otra se extiende para que no muera nunca el ave. Con María Angeles Púrez López en Vacia Talega.

Cómo no hacer mío ese mar que por derecho propio de un ala a la otra se extiende para que sigan siendo de un pájaro las dos alas. Con María Angeles Pérez López en Vacia Talega.

Con mi compatriota Soleida Ríos y la poeta María Angeles Pérez López en Loíza, tienda de los Ayala, detentores de raíces profundas. (Gracias Paxie y Karina)

Con mi compatriota Soleida Ríos y la poeta María Angeles Pérez López en Loíza, tienda de los Ayala, detentores de raíces profundas. (Gracias Paxie y Karina)

Lo principal es no ponerse nerviosos. Al final terminan encontrando las siete diferencias. Los hermanos Gustavo A. y Gustavo C.

Lo principal es no ponerse nervioso. Al final terminarán encontrando las siete diferencias. Los hermanos Gustavo A. y Gustavo C.

En la lechonera Los Pinos, Guavate arriba, con Aixa Requena, Ignacio del Valle, Don Pedro Rodríguez y Ermelinda.

En la lechonera Los Pinos, Guavate arriba, con Aixa Requena, Ignacio del Valle, Don Pedro Rodríguez y Ermelinda.

 

Esta entrada fue publicada en literatura, poesia. Guarda el enlace permanente.