Rocca Sanvitale Sala Baganza – Ducato di Parma e Piacenza

Otra etapa de nuestro viaje por el llamado Valle del Loira italiano: las tierras del antiguo Ducado de Parma y Piacenza.

Llegamos a Sala Baganza para visitar su Rocca Sanvitale, castillo cuya construcción data de 1477, erigido por Giberto III Sanvitale. Lo precede una extensa plaza y a un lado se encuentran los jardines, hoy día abiertos al público. Al recorrer la sucesión de salones del primer piso podemos admirar los hermosos frescos encargados por Barbara Sanseverino a los artistas Ercole Procaccini y Orazio Samacchini entre 1564 y 1578. En 1612, tras la decapitación de Girolamo II Sanvitale, culminará el poderío de la familia Sanvitale sobre el feudo y pasará a manos de los Farnesio quienes no tardarán en desatender Sala Baganza a favor del castillo de Colorno. El castillo se convierte entonces en una residencia estival.

Con el advenimiento de los Borbones en el Ducado de Parma (1733) y la extinción de los Farnesio, la Rocca Sanvitale conocerá un nuevo periodo de esplendor. María Amalia de Habsburgo (esposa de Fernando Bourbon) la dotará de un pabellón de caza y de un oratorio (1793), construido por el arquitecto francés Louis Feneuille y muy bien restaurado en época reciente.

El Ducado será territorio francés desde 1804 tras la invasión napoleónica y durante el tiempo que dura la ocupación. Y el castillo, cedido a uno de los tenientes de Bonaparte, responsable de la demolición de tres de sus alas.

De espectacular belleza es la llamada Sala d’Ercole (Hércules), bastante dañada por el terremoto de diciembre de 2008. Los frescos representan los trabajos de Hércules y da acceso, tras la escalera de honor, a la parte privada del Castillo. El Municipio (Comune) adquirió una parte de la Rocca y la ha restaurado para regocijo de visitantes. Sin embargo, la familia propietaria de la otra ala, la mantiene cerrada y la ha dejado en estado de abandono visible incluso desde el exterior. Lamentablemente no existe en Italia una ley como en Francia (u otros países) que obligue a los propietarios de monumentos históricos a restaurarlos cuando se trata, como es el caso, del Patrimonio de todo un país.

Mi agradecimiento en particular a Zara Safi, responsable de darnos la bienvenida y de acoger a los visitantes. Gracias a sus explicaciones y gentileza pudimos impregnarnos de la historia de este castillo extraordinario y realizar una visita en condiciones excepcionales.

Una exposición de reconstitución de máquinas e invenciones de Leonardo da Vinci se halla temporalmente en algunos de los salones del primer piso.

s1

La Rocca Sanvitale de Sala Baganza precedida por una extensa explanada.

s3

Frescos de la Sala de Eneas, pintados por Ercole Procaccini.

s4

Sala di Ercole

s5

Detalle de un fresco de la Sala de Hércules. Frescos de Orazio Samacchini.

s6

s7

Hércules enfrentándose a la Hidra. Sala de Hércules. Castillo de Sala Baganza. Fresco de Orazio Samacchini.

s8

suite

s10

Vista lateral del Castillo de Sala Baganza, desde los jardines públicos.

Esta entrada fue publicada en arquitectura, historia, pueblos. Guarda el enlace permanente.