Vigoleno – itinerario de castillos del Ducato di Parma e Piacenza

Vogoleno ostenta el título otorgado a los “Borghi più belli d’Italia”. Ubicado en el Valle Stirone, al sur de Parma, forma parte de nuestro itinerario por la ruta de los Castillos del antiguo Ducado de Parma y Piacenza.

Ante todo, mi agradecimiento a Lisa Massari, del Ufficio Turistico, que con tanta amabilidad y eficacia nos acogió y guió durante nuestra visita. Una de las características de estos pueblos de la región Parma-Piacenza es la amabilidad de quienes trabajan con el turismo, la disponibilidad y el trato siempre afable y agradable.

Vigoleno es un burgo amurallado medieval, de carácter defensivo, en perfecto estado de conservación. Es pequeño y se halla en lo alto de un promontorio que permite disfrutar desde lo alto del torreón mayor de su castillo de fabulosas vistas del valle en derredor.

La visita del Castillo medieval incluye el ascenso del torreón y algunas salas con objetos relacionados con la época medieval como trajes, instrumentos de tortura, mapas … En el torreón más pequeño se exhiben obras de Max Ernst, uno de los ilustres huéspedes de la princesa Ruspoli, una de las más prestigiosas propietarias del castillo.

v0

v1

 

v3v4

v5

v6

Los domingos es posible visitar las estancias del llamado piano nobile, dependencias donde viviera la princesa Maria Ruspoli-Gramont que recibía allí, a principios del siglos XX, a personalidades del mundo de arte como el pianista Arthur Rubinstein, al poeta Gabriele d’Annunzio, el pintor Max Ernst, la bailarina Ana Pavlova, etc. Para sus divertissements, la Ruspoli mandó a construir un teatrillo (il teatrino) que se conserva en excelente estado y forma parte de las piezas que pueden visitarse. Muebles, objetos orientalizantes, una sala de billar, lámparas de Murano, excelentes lienzos, espejos … ornan los salones.

Un hôtel de charme y restaurante: Castello di Vigoleno, ocupa los restantes pisos de este ala del castillo. El ambiente es refinado y elegante, y desde la terraza puede admirarse una estupenda vista del valle.

v8

v9

v10

v11

Parte obligada de la visita en el borgo es la iglesia románica bajo la advocación de San Giorgio. En puro estilo del siglo XII posee extraordinarios frescos y columnas macizas, de capiteles octogonales esculpidos que pueden considerarse entre los más interesantes de Italia. Los motivos que exhiben son flores de canto, figuras geométricas, zoomorfas y antropomorfas. Existe igualmente un pequeño oratorio dedicado a la Virgen Beata de la Gracia que, en otros tiempos, debió funcionar como capilla del castillo.

Una mención aparte merece la épicerie gourmet Al borgo incantato de la que hablaré en el próximo post.

v12

v13

v14

v15

v16

v17

Esta entrada fue publicada en historia, pueblos, viajes. Guarda el enlace permanente.