“En fugue”, bientôt dans la rue / Stock

Aunque parezca mentira entré a las 10h 00 y salí a las 17h 30 (con una hora y media de almuerzo – exquisito, la verdad – con mis editores). Y es el ritual típico de cada salida de un libro: 350 ejemplares, dedicados de puño y letra, son enviados a periodistas y personas claves en el tema de la literatura. Las tres pilas de sobres con las etiquetas ya pegadas de la primera foto explican mejor lo que me quedaba por firmar cuando llevaba solo cinco minutos. Y en la segunda, con los sobres ya insertados, había dedicado solo el 20% de lo que de mí esperaban.

Disciplina monacal es lo que se necesita porque al principio la pila de libros ocupa toda la mesa y se extiende hasta el suelo. Por eso, conociendo el tema (ya pasé por eso unas cuatro veces), me largué unos días antes al Loira a visitar castillos, abadías y oratorios carolingios, de los que enseñaré las imágenes después.

Sobre todo, porque mayo y junio prometen un Festival detrás de otro, y eso significa que hay que seguir dedicando a mano limpia… Fugas, sign Stock En fugue, sign, Stock En fugue, sign Stock 2

Esta entrada fue publicada en literatura. Guarda el enlace permanente.