Santi Quattro Coronati – Roma

Uno de mis sitios secretos en Roma: la iglesia Santi Quattro Coronati, en el barrio del Celio. Misteriosa e íntima, atendida por monjas agustinas, posee un claustro recoleto y apacible, poco aparatoso, exquisito. A un lado, la muy antigua capilla de Santa Bárbara con frescos del siglo IX y en la parte conventual la de San Silvestro con frescos del siglo XIII que cuentan la leyenda de Constantino: el emperador leproso y su visión de los santos Pablo y Pedro, los mensajeros enviados al papa Silvestre, el retiro en el Monte Soracte, la cura gracias al bautismo y el emperador recibiendo al Papa como soberano de Roma. Frescos que tienen una importancia capital pues reafirman la supremacía del pontificado sobre el poder civil, un asunto álgido en la Edad Media.

La fundación de la iglesia se remonta al 595 dC pero fue renovada en diferentes momentos del siglo IX y del XII. La cripta es carolingia. Un lugar por el que muchos pasan sin entrar, camino de San Juan de Letrán.

El claustro:

2c

3c

4c

La capilla Santa Bárbara (siglo IX):

5c

La capilla San Silvestro (frescos del siglo XIII): 

6c

7c

8c

9c

10c

11c

12c

Esta entrada fue publicada en arquitectura, pintura. Guarda el enlace permanente.