Fugas / en El Nuevo Herald / por Olga Connor

Agradecido a Olga Connor por su artículo dominical en el Herald sobre mi última novela.

William Navarrete, historias de una geografía / por Olga Connor / El Nuevo Herald

yo, herald

William Navarrete, historias en una geografía

por Olga Connor / El Nuevo Herald / 14 de diciembre de 2014

La presentación del escritor William Navarrete en Miami en la pasada Feria del Libro, en Books & Books y en La Tertulia de los Viernes del Centro Cultural Hispánico de Miami siguió a las presentaciones en México, Perú y Bolivia de su último libro, la novela Fugas (Tusquets, 2014).

Ahora, después de más de 15 libros publicados en español y en francés, anuncia que Fugas se publicará en Francia, país donde reside, el próximo año, donde acaba de salir su Diccionario insólito de Cuba (Ed. Cosmopole, París, 2014) escrito en francés, con hechos, anécdotas y personajes curiosos y a la vez relevantes de la historia cubana.

Navarrete es periodista, traductor e historiador de arte. Ha sido activista por la libertad de Cuba y por las tradiciones de la cultura cubana. En 1999 inició la Asociación por el Centenario de la República Cubana en París del que surgió un boletín cultural durante tres años, titulado 100 Años, y el libro del Centenario con la participación de 28 especialistas en temas cubanos de la editorial Universal (Miami, 2002). Fundó en 2003 la Asociación por la Tercera República Cubana y estuvo activo en el auxilio de los periodistas independientes encarcelados durante la Primavera Negra de Cuba que ocurrió ese año.

“Mi novela Fugas es la segunda de una trilogía que comenzó con La gema de Cubagua (Madrid, 2011). Las dos publicadas y la tercera por venir tienen un indicador común: las historias parten o terminan en la región oriental de Cuba, ese territorio que comprende hoy día el territorio de Holguín y que incluye las zonas de Gibara, Banes, Antilla, Cueto y Mayarí”, cuenta Navarrete, quien procede de esa zona.

Ese es el antiguo predio del poderoso consorcio norteamericano de la United Fruit Company. “De allí ha salido el poder político que ha ‘malgobernado’ a Cuba desde hace casi un siglo”, subraya.

Esa región fue el cacicazgo taíno más nutrido e importante del Caribe precolombino: el Baní. Según Navarrete, habría que preguntarse en qué medida las estructuras públicas, sociales, administrativas y económicas establecidas por los norteamericanos, los colegios dirigidos por los cuáqueros –que fueron llamados “amigos” en Banes– y la disciplina anglosajona, pudieron estar relacionadas que ver con el hecho de que varias familias procedentes de allí se apoderaran del poder político en la isla por varios años.

“Entender a Oriente, y el hecho de que allí se gestaron las guerras independentistas, las invasiones, las gestas llamadas heroicas, la fundación de la colonia y de sus tres primeras Villas, etc., es capital si se desea entender la compleja historia cubana”, resume Navarrete. “Fugas intenta, si no esclarecer, al menos dar pistas, y lo hago desde la perspectiva más estrecha, que es la del marco de una familia, contada desde el punto de vista de un niño, el personaje, en contraste con la adolescencia habanera de éste”.

El escritor recuerda que “del triángulo formado entre Holguín, Gibara y Banes vienen los políticos Fulgencio Batista y Zaldívar, los Castro, los Díaz-Balart, aunque también los escritores Guillermo Cabrera Infante, Gastón Baquero y Reinaldo Arenas”. Allí había una economía basada en el capital norteamericano. Esto generó dos consecuencias, o estar en contra o a favor de Estados Unidos.

Pero otros temas afloran desde el principio de la novela, como el de la negritud y los movimientos incontrolados. Fugas comienza con una conga de arrabal, la del barrio de La Güira, en Banes, en que suena la corneta china del negro Kindelán. Este es el mismo que toca dos fugas de Bach hacia el final. “La razón es que, sin tener conciencia de ello, él se hablanqueado”, apunta Navarrete. Es lo que se hizo en la isla llamando a la inmigración blanca de España a que la repoblara desde principios del siglo XX.

“La estructura misma de la novela con la huida de Oriente a Occidente”, relata Navarrete, “los desfiles y cortejos masivos, esas marejadas entusiastas que han caracterizado los movimientos históricos de Cuba, es mi manera de intentar dar cuerpo a nuestra historia a través de esta obra”

Esta entrada fue publicada en literatura. Guarda el enlace permanente.