Daniel Mordzinski, el señor del lente / El Nuevo Herald

Hace unos días escribí para la recién inaugurada sección Galería 305 del Nuevo Herald un retrato de quien ha sido el fotógrafo de los escritores iberoamericanos: Daniel Mordzinski. No lo había subido por falta de tiempo. Aquí se los dejo:

Enlace directo: Daniel Mordzinski, el señor del lente

dm

 

Daniel Mordzinski, el señor del lente

El Nuevo Herald, Galería 305 / William Navarrete

2 de noviembre de 2014

Resulta difícil retratar a quien se ha pasado buena parte de su vida haciéndolo. Daniel Mordzinki no necesita presentación. Con su lente ha dado visibilidad al mundo de las letras. Es él, porteño nacido en 1960, establecido en París desde 1980, quien ha captado con agudeza la compleja personalidad de los escritores. Una de sus fotografías puede desnudar a un autor y, en ocasiones, representarlo tanto como su propia obra.

Llegó a París, como se suele llegar a la Ciudad Luz, con una mano alante y otra atrás, y, en su equipaje, una cámara y muchos sueños. Vino dispuesto a vivir de su arte y lo logró. Pero hay un antes, un comienzo en su Buenos Aires natal, un llamado o vocación, que nos cuenta en primera persona:

‘‘De jovencito eran tres las pasiones que me alentaban: la fotografía, el cine y la literatura. Fotografiar escritores es la mejor manera que encontré de contribuir a ese milagro que es la literatura. Seguramente hubiera podido ponerme a escribir como un loco, pero me siento más libre, más honesto conmigo mismo, labrando esta parcela incompleta de las letras en imágenes. Me siento íntimamente cómplice de quienes crean mundos de ficción (o de realidad) para hacerlos llegar a los lectores’’.

Y aunque parezca cosa de mitos, su primera foto, la que dio inicio a su carrera antes de zarpar rumbo a París, fue la de Jorge Luis Borges, el aleph, que le tomara en Buenos Aires a su célebre compatriota en 1978.

En la capital de Francia vivió en un cuartito de La Motte-Picquet, sin cocina, teléfono, ni servicio. En ese momento Julio Cortázar estaba en el cénit de su carrera y también en las postrimerías de su vida. La amistad y relación profesional que estableció con él fue, lo reconoce hoy, capital.

‘‘Julio Cortázar me mostró un camino que une novela y vida a modo de Rayuela en donde cada letra significa un mundo. Sólo la ‘A’ representa ‘azar’, ‘amistad’, ‘amor’, ‘Argentina’, y así sucesivamente, en un alfabeto de luz que me ha servido para tomarme muy en serio el proyecto de fotografiar a los autores y relativizar así mi papel en el gran juego de palabras, y de letras, que es la vida. Con la ‘C’ de ‘Cortázar’, por ejemplo, aprendí a declinar palabras como ‘cuentos’, ‘canciones’, ‘corazón’ o ‘caleidoscopio’’’.

Ahora acaba de publicar con prólogo del escritor y periodista español José Manuel Fajardo, y perfiles literarios de Leila Guerrero, un libro con sus fotografías de escritores argentinos. Se titula Cronopios. Retratos de escritores argentinos. En Francia lo ha editado Métailié y en español corre a cargo de Alfaguara.

Cuando vemos la cantidad de retratados, desde los mencionados Cortázar y Borges, hasta Laura Alcoba, Luisa Futoransky, Elsa Osorio, Lucía Puenzo, Alan Pauls, Carlos Salem, Vivian Lofiego, Alberto Manguel, entre los contemporáneos, pasando por Soriano, Sábato, Bianciotti, Gelman y Quino, entre los consagrados, surge la inevitable pregunta de qué puede quedarle por fotografiar.

‘‘Cuanto más escritores retrato, más quedan por fotografiar. En el fondo, tantas ausencias, le confiere a mi proyecto autenticidad y libertad. No sé cuantos escritores he fotografiado, me da pudor mezclar números con personas que, además, se distinguen por hacer un trabajo contrario a la ‘masificación’, pero es fácil imaginar que son muchos, porque hace 36 años que los fotografío y desde entonces sigo.’’

El Salón del Libro de París fue dedicado a Argentina. En ese contexto especial, en la ciudad que lo acogió, las fotografías de Mordzinski ocuparon un espacio capital. Ha expuesto en muchas partes del mundo y en octubre 2014 lo hace en México y en Brasil, para continuar en noviembre con sus Cronopios… en Argentina y durante el festival Puerto de ideas en Valparaíso, Chile. En enero de 2015 será la exposición y aniversario décimo del Hay Festival en Cartagena de Indias del que ha sido el fotógrafo oficial ‘‘desde que en el evento Bogotá 39’, nos dice, me dieron carta blanca para hacer un libro con los 39 jóvenes latinoamericanos allí reunidos, y acompañarlos en todas sus manifestaciones: Segovia, Cartagena, Xalapa, Gales.’’

Infatigable, le alientan otros proyectos personales. ‘‘Hace mucho investigo en la hibridación del vídeo, la foto y los textos para dar forma a Hurbinek, un trabajo de memoria que nació a partir de la lectura de esa gran novela de Adolfo García Ortega que es El comprador de aniversarios’’, revela. ‘‘Mi proyecto vincula la vieja Europa con América Latina mediante la diáspora judía, las migraciones económicas y los retornos intelectuales del siglo XX desde la perspectiva familiar’’.

Daniel Mordzinski, ha recorrido mundo, expuesto en las grandes capitales europeas y latinoamericanas, trabajado para grandes eventos. Ha publicado libros junto al escritor chileno Luis Sepúlveda y con el español José Manuel Fajardo. Falta una esperada exposición en Estados Unidos, país del que ha retratado a no pocos autores. ‘‘El fotógrado de los escritores’’, como todos le conocen, debe estar ahora en alguna parte donde alguien piensa un libro haciendo click. Tal vez debería ser ese el título de su próximo libro, un simple sonido que trae, en su caso, uno de los testimonios visuales más admirables sobre las letras en nuestro tiempo.

Esta entrada fue publicada en actualidad, literatura. Guarda el enlace permanente.