Fugas (Tusquets, 2014) / Diario Las Américas

Y gracias a Jesús Hernández por su entrevista:

Fugas, la nueva publicación de William Navarrete

Diario las Americas, William

“Fugas”, la nueva publicación de William Navarrete

MIAMI.- El escritor cubano, exiliado en Francia, presenta su segunda novela y plantea la idea de la fuga como necesidad humana

JESÚS HERNÁNDEZ/ DLA
jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

19 de octubre de 2014

El escritor cubano William Navarrete, afincado en Francia, conversó con DIARIO LAS AMÉRICAS sobre su novela Fugas, publicada por la casa editorial Tusquets, que presenta en la librería Books & Books, de Coral Gables, el viernes 24, a las 6:30 p.m.

Fugas narra los días de la niñez y la juventud de un personaje nombrado Orlando que necesita fugarse por partida doble, del padre primero y del país, Cuba, después. ¿Cómo concibió la idea de conjugar estos dos factores para escribir una obra de ficción que pudiera tener elementos autobiográficos?

La idea es la fuga permanente que cada individuo emprende durante su vida. En Cuba, en las condiciones vividas, la casa ha sido en muchos casos una prolongación del tipo de gobierno. El poder de un pater familias puede ser reflejo del que controla todo desde la cúpula del poder. Me costó tiempo entender cómo se conjugan ambos y por qué esa simbiosis perfecta. El modelo masculino impuesto e imitado es exactamente el del hombre que obligó a todos los hombres a respetar sus leyes, caprichos y dictámenes.

–Describe la angustia y el dolor que produjeron las fugas. Aprovecha la ocasión para describir el mal del caudillismo en casa y el país. ¿Cuál de esas dos causas podría doler más al personaje protagónico?

Me parece que las dos duelen por igual porque el niño no tiene conciencia del caudillismo, aunque en realidad el tiempo de la infancia está narrado por el adolescente 10 años más tarde. Orlando, el protagonista, a los 18 años sí sabe en qué país y en qué condiciones vive.

–Complementa la narración con el paisaje natural del país, la familia y el hogar señorial que fue refugio. Aquí la memoria se torna mágica, imborrable, por encima de los malos ratos que produjo la fuga.

La infancia, por triste que sea, suele ser una edad mágica. En ello influyen la candidez y la ingenuidad. La adolescencia es la época en que descubres el amor. Esos tres elementos, candidez, ingenuidad y, más tarde, amor, hacen que el mundo sea maravilloso por muy penosas que resulten las situaciones que vives o las condiciones del sitio en que te encuentras.

–Ha transcurrido más de 20 años de exilio en Francia y eso no parece haberle alejado de Cuba.

El libro es Cuba porque he hecho un trabajo de memoria al respecto. Además, no he regresado nunca a la Isla y eso hace que mis recuerdos permanezcan intactos, sin capas superpuestas o situaciones añadidas como sucede con quienes regresan. Vivir en París me da también otra perspectiva: allí Cuba es algo lejanísimo y nada de lo que me rodea, absolutamente nada, tiene relación con el país. Mis recuerdos están entonces, digo siempre, congelados. O si prefieren, en formol.

–¿Es posible para un escritor cubano exiliado obviar la realidad de Cuba cuando escribe sobre la isla?

Eso no lo sé. Supongo que hay muchas realidades y cada cual tiene la suya. También hay temas en los cuales esa realidad no pinta nada. Cada autor escribe su propio libro. La literatura es una gran engañifa. Maravillosa, es cierto, pero repleta de trucos y manipulaciones. Creer que debe reflejar tal o más cual cosa fue asunto del realismo socialista. Me extrañaría que un autor exiliado diga que la literatura debe representar la realidad del país. Si lo sostiene es que no se ha enterado de nada.

Datos adicionales

William Navarrete ha publicado libros de ensayo, poesía y narrativa, además de editar varias antologías y colecciones de literatura. En francés ha escrito dos volúmenes sobre la música cubana y varios ensayos literarios, así como un diccionario de hechos y personajes insólitos de Cuba. Su primer libro de poesía, Edad de miedo al frío, recibió el premio Eugenio Florit del Centro Cultural Panamericano de Nueva York. Su primera novela, La gema de Cubagua (Madrid, 2011) fue incluida bajo el título de La danse des millions en el catálogo de La Cosmopolite, una de las colecciones de literatura extranjera más prestigiosas de Francia, dirigida por la editorial Stock.

Esta entrada fue publicada en literatura. Guarda el enlace permanente.