Pienza – Toscana / Patrimonio Mundial de la Humanidad

Pienza ha sido declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por una razón muy simple: el Papa Pío II habiendo nacido en ese pueblo sin penas ni glorias, decidió transformarlo y hacer de él una ciudad de trazo racional, pensada por urbanistas y hasta diseñada en sus grandes edificios (como la catedral) por aquitectos de la talla de Alberti. Por eso a Pienza la escogió Zeffirelli para su Romeo y Julieta. En realidad, por lo que le daría yo al pueblo el título de Patrimonio es por la fabricación del pecorino, ese queso delicioso, que es la especialidad local.

El Duomo de Alberti, en Pienza.

El Duomo de Alberti, en Pienza.

Pienza 4

Pienza 6

Pienza 7

Andaba muriéndome de sed y de calor cuando llegamos a Pienza. En la entrada del pueblo una heladería aparentemente banal (aunque sabido es que no abundan las banales heladerías en Italia). Empiezo a recorrer las neverillas de la Gelateria Toscana y leo sabores completamente inesperados, sorprendentes, intrigantes: flor de hibiscus (marpacífico para los del patio), cerveza, menta, manzanilla, de aceite de oliva, vino seco, arroz, canela… qué sé yo. Un sinfín de gustos audaces, inusuales. Me dejo tentar por tres de ellos. Quedo encantado. Se lo comento al dueño cuando vuelvo a pasar frente al establecimiento y muy amable me invita a probar otros. ¡Qué trato y qué lejos de la cara de amargura y de acidez de los frustrados comerciantes en París! Le prometo al heladero que contaré de sus tesoros en mi bitácora. Lo acabo de hacer e invito a que pasen por sus tiestos repletos de maravillas heladas.

Pienza 1

Pienza 2

Esta entrada fue publicada en pueblos. Guarda el enlace permanente.