Cappella Palatina + Palacio de los Normandos / Palermo – Sicilia

Por dónde comenzar en una ciudad de tan rico y fastuoso pasado como Palermo. Qué mostrar y recomendar de un viaje a lo largo y ancho de esa isla mítica, encrucijada de la Historia, corazón del Mediterráneo, que es Sicilia. Cómo se puede vivir ajeno a la belleza del arte, de lo mejor de la creación humana. Cuesta trabajo entender que seres pasen por la vida sin regalarse – aunque cueste a quien le cuente todo el esfuerzo del mundo – un viaje, dos, tres, decenas o los que sean necesarios, a cada rincón del Mare Nostrum.

A Sicilia se le degusta lentamente. Sin prisa y sin temor de dejar algo atrás porque es como la novia que espera el regreso de su cabellero al final de cada batalla. Si alguien me pregunta qué estación es la mejor le diría que ésta, la que se extiende de principio de mayo hasta el diez de junio. Así se evita la frialdad húmeda del mar entre noviembre y abril, y el calor de desierto africano de los meses de verano.

Empecemos a recorrer Sicilia por esta exquisita obra de los normandos, influidos por Bizancio y por el arte morisco. Es la Capilla Palatina (Cappella Palatina), fundada por Roger II (Rogelio II de Hauteville y de Sicilia) en 1132, en el corazón del llamado Palacio de los Normandos (Palazzo dei Normanni). Los mosaicos son de una gran belleza, comparables a los de Ravena. Los motivos geométricos dejan encueros a los pobres artistas de las Vanguardias del siglo XX y sus tristes pinceladas de artistas inflados por el mercado del Arte.

La entrada cuesta 8 euros, las colas son de llevar silla plegable. El mejor modo de evitarla es sacrificar el horario de almuerzo. Los turistas funcionan, en general, bajo eso que se llama “efecto de grupo”. Romper el efecto es muy sencillo: basta con pensar al revés que ellos. Haga la visita entre la 1 pm y las 3 pm. A esa hora las hordas comen.

Palermo, Palacio Normando 6

Palermo, capilla Palatina 5

Palermo, capilla Palatina 4

Palermo, capilla Palatina 14

Palermo, capilla Palatina 15

Palermo, Palacio NOrmando 3

Esta entrada fue publicada en arquitectura, historia. Guarda el enlace permanente.