Juan Goytisolo, Lina Amsellen, Instituto Cervantes de París

Ayer fui a oír a Juan Goytisolo presentando a la autora Lina Amsellem en el Instituto Cervantes de París. El tema, uno de los preferidos del autor, era la haiketía, el español hablado por los judíos de Tánger y Tetuán que desde hace años Amselem se empeña en salvaguardar. Escribió incluso una novela: Petites histoires de la rue Saint-Nicolas que tradujo ella misma, para ser fiel al espíritu judeo-español del libro, en la edición española. No debe ser confundido con el judeo-marroquí, mucho más conocido y de ese hecho favorecido en estudios y publicaciones. Se habló también de La vida perra de Juanita Narboni, de Ángel Vázquez Molina, novela en que la protagonista habla todo el tiempo en jaquetía o haketía. Tampoco debe ser confundida con el ladino (que no se habla pues es sólo una mengua inventada por los rabinos peninsulares para la liturgia) ni con el judeo-español, que es simplemente el castellano hablado por los judíos de España y que por se la lengua que utilizaban antes de la expulsión quedó, por decirlo de algún modo, “congelada” en el tiempo.

Para quienes se interesan en la relación entre Juan Goytisolo y la capital francesa sepan que el Instituto Cervantes ha ideado la Ruta de Goytisolo en París, con el objetivo de recorrer los lugares que marcaron el exilio del escritor en esta ciudad: el café Les Oiseaux, el cine Louxor, su domicilio en el 33 de la rue Poissonière, etc.

Juan Goytisolo y LIna Amsellen, en el Instituto Cervantes de Paris.

Juan Goytisolo y LIna Amsellen, en el Instituto Cervantes de Paris.

Esta entrada fue publicada en literatura. Guarda el enlace permanente.