Una entrevista desde Colombia / Estación Poetas

estacionpoetas

Desde las páginas literarias de Estación Poetas, el poeta, académico y periodista colombiano Gustavo Ortiz me entrevista sobre cuestiones que le atañen y le permiten saciar su curiosidad de infatigable investigador literario acerca de La gema de Cubagua. Me toca montarme en el vagón 771 de ese tren en marcha desde Colombia:

Enlace: Vagón 771 – Estación Poetas con William Navarrete

Por: Gustavo Ortiz

Encontramos sobre la nieve de los signos, lejos del calor a la Isla, a un buen escritor, William Navarrete, que sabe reinventar los mitos y las realidades, golpear las mentiras simbólicas que se han aposentado en la cultura posmoderna y defender la palabra y el arte como memoria para repetir lo bueno y no repetir lo malo.

GO: ¿Cómo se construye el imaginario simbólico, cuál es esa red de signos que estructura la narrativa de La gema de Cubagua (recientemente publicada en francés como La danse des millions)?

WN: El imaginario simbólico lo he concebido a partir de elementos que funcionan como símbolos a veces difíciles de reconocer por resultar tan cotidianos como familiares. Uno de ellos – tal vez el más importante – es la supuesta herencia. Este tipo de botín en el ideario familiar – incluso de todo un pueblo – significa, casi siempre, la solución caída del cielo para solucionar carencias materiales y momentos de crisis económicas. Esa herencia, en un país sometido a penurias materiales como ha sido Cuba durante décadas, cobra similar magnitud que el famoso Dorado buscado por aquellos conquistadores extremeños necesitados de una tierra soñada por falta de esperanzas en la que dejaban atrás. La perla (en realidad gema) es como un talismán mágico que contiene la solución final de la gran incógnita de la novela. En esa piedra semipreciosa, encontrada tres siglos y medio antes; transmitida de generación en generación por las mujeres de una de las líneas del apellido patriarcal relacionado con la herencia, se hallan las claves simbólicas de otro ideal recurrente: el de las leyendas familiares, las supersticiones y creencias, los fetiches, amuletos y talismanes heredados y legados de padres a hijos. Esa necesidad de un objeto de adoración y de transmisión identitaria cobra significado especial en el Caribe, donde las raíces son múltiples y dispersas. La misma necesidad de establecer una genealogía (el pueblo de Holguín, ciudad del Oriente de Cuba, se lanza en la búsqueda de sus ancestros a partir del siglo XVII hasta entroncarse con quienes en la época de 1980 son los personajes vivos de la novela) explica la necesidad de encontrar un asidero en poblaciones cuyas raíces no son muy profundas por no conocer nunca a ciencia exacta de dónde se viene y cómo y por qué exactamente llegaron a esas tierras nuestros ancestros. Esa búsqueda identitaria fue durante mucho tiempo el centro de atención para artistas, escritores, pensadores de muchos países del continente americano. En el caso de Cuba, el tema de la nacionalidad y de la identidad nacional ocupó hasta bien entrado el siglo XX importantes ámbitos de la creación e incluso de la vida socioeconómica y política.

GO: ¿El signo de la perla que marca en la historia personal de quien escribe, a diferencia de quien es el narrador de la novela?

WN: No, no hay nada de personal en la perla (o gema). El narrador cuenta algo de lo que ha sido testigo, pero la perla no tiene nada que ver con él ni con el autor. En cambio, la idea de la perla surge probablemente de historias familiares que me atañen y que nada tienen que ver con la existencia de esa herencia. Mi abuelo trabajó en los años 1940 en una compañía norteamericana llamada Frederick Snare Company que operaba en La Guaira (Venezuela). Como resultado de ello, mi abuela conservaba joyas de oro cochano (al parecer una de las tribus de Venezuela) con perlas incrustadas. De niño siempre oía hablar del cofre que contenía esas perlas pero nunca se abría, de modo que yo no saciaba mi curiosidad. Ese cofre era algo inaccesible, protegido por cerradura y candado, en el armario de mi abuela. Las perlas tienen en lo personal una dimensión casi mítica. Creo que inconscientemente coloqué una perla en la novela por esta razón.

GO: ¿Que intertextualidad es clásica en la escritura de William Navarrete?

WN: Casi nunca sé a qué texto voy a hacer referencia directa o indirecta. Eso aparece siempre en el momento de escribir, que es cuando me digo: “esta situación debe haber sido la misma que provocó tal o mascual momento en determinada obra”. En el caso de esta novela la mayor intertextualidad es un ballet clásico, o sea, el libreto de un ballet clásico. Me refiero a Giselle, que es a su vez la pieza emblemática del Ballet Nacional de Cuba y de Alicia Alonso, su directora durante más de cinco décadas. Lo utilicé porque me permitía crear una situación delirante, ya que mezclando ese ballet con una historia relacionada con la vida económica en un central azucarero después de la revolución, la parodia y el sarcasmo alcanzaban niveles significativos.

GO: ¿Cuál es el pathos delirante que debe mantener un escritor en esta era postmod?

WN: Creo que la simpatía por el hecho de que el autor debe ser consciente de que aburrir es imperdonable. Es muy difícil para un autor definir este tipo de argumento. Todo autor es ante todo y eminentemente un lector. Cuando se es lector – y todos somos casi siempre lectores empedernidos – nuestras preferencias cuentan a la hora de elegir autores y lecturas. Casi siempre es esto lo que después intentamos dejar establecido en nuestras propias obras. Yo detesto las obras aburridas, entonces intento hacer algo que resulte sumamente entretenido, incluso lo más divertido posible.

Esta entrada fue publicada en literatura, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Una entrevista desde Colombia / Estación Poetas

  1. andreagrtel dijo:

    Gracias a Estacion poetas, tomo notas para mi propio estudio. Saludos Navarrete

  2. eliecer dijo:

    Linda entrevista. Abrazos para ti.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s