El sistema de fotificaciones del Viejo San Juan – Puerto Rico

La mejor manera de entender es ver. Había leído bastante sobre el sistema defensivo concebido por los españoles en época colonial para el Viejo San Juan, en Puerto Rico. A pesar de las muchas imágenes y videos que había visto no entendí su perfecta y compleja trama hasta que recientemente la recorrí. No sólo es de los más completos de América sino que, a mi juicio, es el mejor conservado. En ello influye que la muralla se halla aún en pie en todo el tramo que se extiende desde la fortaleza de San Cristóbal hasta la zona de la antigua prisión de La Princesa, de cara al puerto. La razón de su conservación debe ser que no estorbaba el desarrollo urbano de la isleta en que se encuentra el Viejo San Juan, por cuanto dichas murallas bordean el litoral del Atlántico norte y parte de la bahía. La Habana, que posee un sistema defensivo mucho más monumental (en cuanto a número de ejemplos y a la talla de sus fortalezas, fuertes y castillos) perdió casi del todo las murallas que separaban la ciudad intramural de los barrios periféricos. La muralla de la capital cubana entorpecía el crecimiento de la ciudad hacia el Este y congestionaba el acceso al núcleo urbano colonial, suficiente para que desde finales del XIX se procediera a su desmantelamiento total. En San Juan, las características de la bahía y la disposición geográfica de la isleta en que se asentó la villa colonial, permitió conservar la máxima cantidad de paneles de muralla. La elevación – San Juan se halla en un promontorio natural descendente de Norte a Sur – hace que estas murallas cobren altura con respecto a la franja litoral en casi todos los tramos, a diferencia de Cartagena de Indias, ciudad en que, dado su chata geografía, la muralla se conserva muy bien pero resulta muchísimo menos espectacular. Imposible extenderme en un simple post en otras consideraciones sobre el tema en éstas y otras ciudades del Caribe. Queden algunas vistas, pero sobre todo la invitación a ver con ojos lo que la subjetividad de nuestras mentes y la traicionera imaginación impide entender en su auténtica y real dimensión:

Photos: © William Navarrete

San Felipe del Morro

San Felipe del Morro

La cúpula de la capilla del cementerio Santa María Magdalena de Pazzis aflora por encima de las murallas del castillo de San Felipe del Morro.

La cúpula de la capilla del cementerio Santa María Magdalena de Pazzis aflora por encima de las murallas del castillo de San Felipe del Morro.

Del otro lado de la bahía, la isleta de Cabras también es parte del sistema defensivo de San Juan. Allí se erige el Fortín de San Juan de la Cruz o Cañuelo, que complementa la defensa del flanco Oeste del puerto. Lo que se ve en la foto son las ruinas del antiguo Leprocomio (1876), cuya función era aislar a los contagiados por la lepra.

Del otro lado de la bahía, la isleta de Cabras también es parte del sistema defensivo de San Juan. Allí se erige el Fortín de San Juan de la Cruz o Cañuelo, que complementa la defensa del flanco Oeste del puerto. Lo que se ve en la foto son las ruinas del antiguo Leprocomio (1876), cuya función era aislar a los contagiados por la lepra.

Desde el castillo de San Cristóbal puede contemplarse el de San Felipe del Morro. A medio camino, como una fruta prohibida, la barriada semimarginal de La Perla. Visible e invisible, a la vez. Hacedora de mitologías urbanas.

Desde el castillo de San Cristóbal puede contemplarse el de San Felipe del Morro. A medio camino, como una fruta prohibida, la barriada semimarginal de La Perla. Visible e invisible, a la vez. Hacedora de mitologías urbanas.

Al Este del Castillo de San Cristóbal, en los terrenos conocidos como Lengua de Tierra, el Capitolio de San Juan. A lo lejo, las barriadas periféricas y modernas de Condado e Isla Verde.

Al Este del Castillo de San Cristóbal, en los terrenos conocidos como Lengua de Tierra, el Capitolio de San Juan. A lo lejo, las barriadas periféricas y modernas de Condado e Isla Verde.

Desde las fortificaciones las vistas pueden parecernos (y son), en ocasiones, vertiginosas.

Desde las fortificaciones las vistas pueden parecernos (y son), en ocasiones, vertiginosas.

Un ejemplo de garita en las fortificaciones del Viejo San Juan. Centinela de cara al Océano Atlántico.

Un ejemplo de garita en las fortificaciones del Viejo San Juan. Centinela de cara al Océano Atlántico.

Abundan los bastiones defensivos a lo largo de toda la muralla. Este se halla al pie de la Casa Blanca (Casa solariega de los Ponce de León) y en los predios de la Casa Rosa.

Abundan los bastiones defensivos a lo largo de toda la muralla. Este se halla al pie de la Casa Blanca (Casa solariega de los Ponce de León) y en los predios de la Casa Rosa.

La muralla del Viejo San Juan discurre a lo largo de la bahía y también de Oeste a Este. Su estado de conservación es admirable.

La muralla del Viejo San Juan discurre a lo largo de la bahía y también de Oeste a Este. Su estado de conservación es admirable.

He decidido incluir en esta serie una imagen del Cuartel de Ballajá (felizmente convertido en Museo) por ser la última gran construcción militar concebida por los españoles en América. Se destaca por su descomunal tamaño y el perfecto (y monótono) ritmo de galerías y arcos alrededor del gran patio central. De un neoclásico depurado vale la pena observar el juego de sombras según la hora del día.

He decidido incluir en esta serie una imagen del Cuartel de Ballajá (felizmente convertido en Museo) por ser la última gran construcción militar concebida por los españoles en América. Se destaca por su descomunal tamaño y el perfecto (y monótono) ritmo de galerías y arcos alrededor del gran patio central. De un neoclásico depurado vale la pena observar el juego de sombras según la hora del día.

La Fortaleza (hasta el día de hoy casa del Gobernador) formaba también parte del sistema defensivo. Al igual que la fortaleza de La Fuerza en Cuba es uno de esos delicioses errores de cálculo de los españoles en los inicios de la colonización: la construyeron demasiado alejada del boquete de bahía y no servía para defender la ciudad. Hasta en los equívocos (aunque sobre todo en ellos) Cuba y Puerto Rico son del mismo pájaro las dos alas...

La Fortaleza (hasta el día de hoy casa del Gobernador) formaba también parte del sistema defensivo. Al igual que la fortaleza de La Fuerza en Cuba es uno de esos delicioses errores de cálculo de los españoles en los inicios de la colonización: la construyeron demasiado alejada del boquete de bahía y no servía para defender la ciudad. Hasta en los equívocos (aunque sobre todo en ellos) Cuba y Puerto Rico son del mismo pájaro las dos alas…

Por supuesto, en la medida en que la Fortaleza se convirtió en residencia más que en bastión defensivo, el estilo palaciego (de modestas proporciones) superó el de la austeridad de su función primera.

Por supuesto, en la medida en que la Fortaleza se convirtió en residencia más que en bastión defensivo, el estilo palaciego (de modestas proporciones) superó el de la austeridad de su función primera.

Mi compañera de viajes posando delante del castillo de San Felipe del Morro.

Mi compañera de viajes posando delante del castillo de San Felipe del Morro.

Uno de los bastiones que protegen la bahía en la plazuela próxima a la Capilla del Cristo.

Uno de los bastiones que protegen la bahía en la plazuela próxima a la Capilla del Cristo.

Si observamos bien la Capilla del Cristo, al final de la calle de este nombre, podemos concluir que su forma se integra perfectamente al sistema defensivo de las murallas de San Juan. De hecho, es casi un apéndice de éstas.

Si observamos bien la Capilla del Cristo, al final de la calle de este nombre, podemos concluir que su forma se integra perfectamente al sistema defensivo de las murallas de San Juan. De hecho, es casi un apéndice de éstas.

Para finalizar, una vista casi fantasmagórica del atardecer en la isla de Cabras, desde la verde explanada que precede al castillo de San Felipe del Morro.

Para finalizar, una vista casi fantasmagórica del atardecer en la isla de Cabras, desde la verde explanada que precede al castillo de San Felipe del Morro.

© Photos / Fotos: William Navarrete.

Esta entrada fue publicada en arquitectura, historia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El sistema de fotificaciones del Viejo San Juan – Puerto Rico

  1. Miguel Iturralde dijo:

    Lindas fotos, William, y excelente texto de introducción; los pie de fotos no se quedan atrás. Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s