Maravillas del románico (III): Duomo de Verona

El duomo (catedral) de Verona es un conjunto que incluye además de la iglesia principal consagrada a Santa Maria Assunta, el claustro de los canónicos, la biblioteca y las iglesias primitivas San Giovanni in Fonte y Sant’ Elena. La primera basílica paleocristina data de tiempos del obispo Zenón, entre el 362 y el 380 dC. De ese periodo pueden apreciarse todavía no pocos mosaicos. La iglesia que se llama San Giovanni in Fonte es en realidad el bautisterio de la Catedral. La fuente o pila bautismal octogonal que reina en el centro de la nave es una de las obras maestras de la escultura románica (detalle y vista de conjunto abajo). Creada a partir de un solo bloque de mármol, los relieves muestran escenas del Evangelio. Luego, en la iglesia principal, exactamente en la capilla Cartolari Nichesola, es posible admirar el retablo de la Asunción, pintado por Tiziano (abajo). Vale la pena llegarse hasta el claustro de los canónicos, no sólo por el espacio y calidad de su arquitectura, sino porque en la entrada, a nivel del subsuelo, hay gran cantidad de mosaicos romanos. Otras piezas maestras se hallan en las restantes capillas de las tres iglesias.

Esta entrada fue publicada en arquitectura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s