Maravillas del románico (II): San Fermo, Verona

En San Fermo fueron martirizados los santos Fermo y Rústico en el año 304. En el siglo V, en plena expansión del cristianismo, el pueblo ferviente les dedicó este santuario. Al parecer, en el 765 fueron colocadas aquí las reliquias de dichos santos, que el pueblo pagó a precio de oro. Me imagino cómo debe haberse sobado las manos el vendedor de dichas reliquias, casi cuatro siglos después del martirio de los nombrados santos. El caso es que gracias a esta divina fantasía tenemos hoy una fabulosa iglesia románica, construida en el siglo XI, a la que se conoce como Iglesia Inferior. En ella hay maravillosos frescos del siglo XII como los que representan el bautizo de Cristo o a la Virgen amamantando al Hijo, que comparto más abajo. En la Iglesia Superior, reconstruida en el 1261 por los franciscanos, puede verse el espléndido Mausoleo Brenzoni, con frescos del Pisanello y tallas del maestro florentino Nanni di Bartolo. Esto es sólo un muestrario breve de lo mucho que atesora San Fermo, en Verona.

Esta entrada fue publicada en arquitectura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s