Sirmione

© Photos / Fotos: William Navarrete.

Poco tiempo antes de morir Maria Callas confesó a un amigo: ho così nostalgia di Sirmione. En esta península idílica, adentrándose en el Lago de Garda, residía la diva en los años 1950 con su primer esposo. La casa es la amarilla de la segunda foto. Desde entonces, Sirmione (como todo en este mundo) ha cambiado mucho y no exactamente para bien. En verano puede convertirse en una ratonera, dado su exiguo territorio y la cantidad desbordante de visitantes. Pero, por la noche, cuando la marea de curiosos que sólo vienen durante el día, se retiran, Sirmione vuelve a ser mágico. Fuera de estación, en otoño e invierno, es sin lugar a dudas, un auténtico paraíso.

Esta entrada fue publicada en viajes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sirmione

  1. miltonhdez dijo:

    Esplendido. Una sola critica: por qué no me llevaste…🙂

  2. Miguel Iturralde dijo:

    Lugar mágico. Mi esposa y yo disfrutamos tres días gloriosos en Sirmione un septiembre de 1994. Y como bien dices, las caminatas nocturnas no tienen precio. También es punto de partida en los ferries rápidos para visitar poblados alrededor del lago -el malecón de Saló en domingo es una delicia. Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s